EL ACCIONAR DE LA FE

En la Biblia completa leemos situaciones en las cuales la fe de la persona está acompañada de acción. La persona no solamente decide creer, sino también poner su fe en acción. No solamente basta decirle a Dios que creo en Él, sino que también hay que creerle lo que Su Poder hará en ti.

La Palabra de Dios dice en Lucas 5:1-11 “Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios. Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes. Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud. Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; pero en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían. Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. Porque por la pesca que habían hecho, el temor se había apoderado de él, y de todos los que estaban con él, y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres. Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron”. También dice en Lucas 8:43-48 “Pero una mujer que padecía de flujo de sangre desde hacía doce años, y que había gastado en médicos todo cuanto tenía, y por ninguno había podido ser curada, se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto; y al instante se detuvo el flujo de su sangre. Entonces Jesús dijo: ¿Quién es el que me ha tocado? Y negando todos, dijo Pedro y los que con él estaban: Maestro, la multitud te aprieta y oprime, y dices: ¿Quién es el que me ha tocado? Pero Jesús dijo: Alguien me ha tocado; porque yo he conocido que ha salido poder de mí. Entonces, cuando la mujer vio que no había quedado oculta, vino temblando, y postrándose a sus pies, le declaró delante de todo el pueblo por qué causa le había tocado, y cómo al instante había sido sanada. Y Él le dijo: Hija, tu fe te ha salvado; ve en paz”.

RECUERDA, LA PALABRA DE DIOS ES VIVA E EFICAZ. NOSOTROS DEBEMOS TENER COMPLETA FE EN ÉL Y EN SU PODER EN NUESTRAS VIDAS. AL TENERLE COMPLETA FE ES IMPRESCINDIBLE QUE CRISTO JESÚS GOBIERNE EN NUESTRA VIDA. PONGAMOS NUESTRA FE EN ACCIÓN; CREÁMOSLE A DIOS Y ESPEREMOS EL MILAGRO SUCEDER.

                                                                                  

Dios te bendiga,

Luis Manuel Polanco Schott

Anterior PublicaciónVersículo del día- Salmos 91:1-3
Siguiente PublicaciónEl dinero, ¿da la felicidad?