El dolor no es en vano

1Isaías 28:29 “También esto procede del SEÑOR de los ejércitos, que ha hecho maravilloso su consejo y grande su sabiduría.”

Durante épocas difíciles, a menudo me dan ganas de quejarme diciendo:-“¿Quién necesita este dolor?  ¡Yo no!”-.

Pero lo que dice Isaías 28 y mi propia experiencia me dicen que esa es una reacción de vista corta.

No que necesitemos dificultades sólo porque sí, sino que necesitamos ser cambiados y madurar. En las manos de DIOS, las dificultades pueden ser una herramienta eficaz para producir el tan necesario crecimiento.

En este pasaje bíblico leemos la “parábola poética” del profeta escrita para ayudar al pueblo de Israel a entender cómo obra DIOS y lo que quería lograr en sus vidas a través de los tiempos difíciles.

A un labrador se le describe hábilmente arando la tierra, sembrando sus cosechas y trillándolas. Si el suelo pudiera hablar, tal vez se hubiera quejado diciendo: “¿Quién necesita este doloroso arado?” Pero el dolor no es en vano.

Isaías dijo que el labrador aprende de DIOS a trabajar en forma medida y oportuna, manejando las cosechas delicadas con cuidado y otras más vigorosamente, pero siempre pensando en una cosecha segura.

Nuestra tranquilidad en medio de tiempos difíciles es que el DIOS del labrador es nuestro DIOS “que ha hecho maravilloso su consejo y grande su sabiduría”. Su manera de tratarnos siempre es delicada y tiene propósito, produciendo en nosotros el “fruto apacible de justicia”.

Lectura Bíblica: Isaías 28:23-29 “Escuchen, oigan mi voz; presten atención, oigan mi palabra: Cuando un agricultor ara para sembrar, ¿lo hace sin descanso? ¿Se pasa todos los días rompiendo y rastrillando su terreno? Después de que ha emparejado la superficie, ¿no siembra eneldo y esparce comino? ¿No siembra trigo en hileras, cebada en el lugar debido, y centeno en las orillas? Es DIOS quien lo instruye y le enseña cómo hacerlo.

Porque no se trilla el eneldo con rastrillo, ni sobre el comino se pasa una rueda de carreta, sino que el eneldo se golpea con una vara, y el comino con un palo. El grano se tritura, pero no demasiado, ni tampoco se trilla sin descanso. Se le pasan las ruedas de la carreta,  pero los caballos no lo trituran.

También esto viene del SEÑOR Todopoderoso, admirable por su consejo y magnífico por su sabiduría.”

ORACIÓN: DIOS Todopoderoso, DIOS  Misericordioso. Gracias te doy por el nuevo día que me das, por las ricas bendiciones que recibo a través de mi familia, de mi trabajo, de mis amigos, de mis hermanos en la fe. Gracias por las muestras de Tu amor. Sé que todo proviene de Ti y que Tú tienes un propósito para mí en este mundo. Ayúdame a cumplirlo según Tu voluntad. En el nombre de Cristo, amén.

 

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.