El juego de la culpa

El juego de la culpa

… He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo (Juan 1:29).

Lectura: Levítico 16:5-22
La biblia en un año: 2 Crónicas 13–14; Juan 12:1-26

Me han culpado de muchas cosas, y tuvieron razón. Mi pecado, fracaso e incompetencia han causado tristeza, ansiedad e inconvenientes a amigos y familiares (y, probablemente, a desconocidos también). Asimismo, me han atribuido cosas que no eran culpa mía; cuestiones que yo no podía cambiar.

Pero también he estado del otro lado de la cerca, culpando a otros. Me digo: Si ellos hubieran actuado distinto, yo no estaría en este lío. La culpa hiere. Por eso, seamos culpables o no, desperdiciamos mucho tiempo y energía mental tratando de encontrar a alguien que la asuma en nuestro lugar.

Jesús ofrece una manera mejor de tratar con la culpa. Aunque Él era impecable, cargó sobre sí el pecado del mundo (Juan 1:29). Solemos referirnos al Señor como el cordero del sacrificio, pero Él fue también el chivo expiatorio final de todo lo malo del mundo (Levítico 16:10).

Cuando reconocemos nuestro pecado y aceptamos el ofrecimiento de Jesús de quitarlo, ya no tenemos que cargar con el peso de la culpa. Podemos dejar de buscar a alguien a quien culpar de nuestras malas acciones y de ser culpados por otros.

Gracias a Jesús, podemos dejar de jugar al juego de echar la culpa.
— Julie Ackerman Link

Inline image 1 

Admitir nuestro pecado produce el perdón.

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!
Publicador
Publicadorhttps://www.elversiculodeldia.com/
Salvo por gracia ❤ Dios es bueno y para siempre es Su misericordia!
Anterior PublicaciónEl don de las lagrimas
Siguiente PublicaciónLuz en la oscuridad


Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com