El deseo del perezoso le mata

De nada valen los sueños si
tú mismo no te esfuerzas.

El deseo del perezoso le mata,
porque sus manos no quieren trabajar.
Prov. 21:25