El pensamiento del Día

Muchos dicen que la práctica hace la perfección, pero
realmente  la práctica de la perfección hace lo perfecto.
 La práctica de lo indebido conduce a malos hábitos.  
La práctica  de lo perfecto conduce a una acción perfecta.
 Asegurémonos de que cualquier cosa que hagamos
  con regularidad sea justa y correcta.
Ya que Dios es justo y si le queremos agradar
 debemos ser imitadores de Él.

Para los que creen en Dios procuren ocuparse
en buenas obras.  Estas cosas son buenas
y útiles a los hombres.
Tito 3:8b