El pensamiento del Día

Cuando tus rodillas toquen el suelo,
tu corazón tocara al cielo.

Por nada estéis afanoso sino sean conocidas
vuestras peticiones delante de Dios con toda
oración y ruego,  con acción de gracias.
Filipenses 4:6