El regalo de la Vida

reir

SALMOS 118:24 “Éste es el día que el SEÑOR ha hecho; regocijémonos y alegrémonos en El.”

 

Esta historia la cuenta un amigo de la familia que había sido invitado a celebrar recientemente el cumpleaños número 100 de uno de sus miembros. Durante la fiesta de celebración, un amigo se le acercó al centenario, y le dijo: “Fred, te felicito por esta importante fecha, lo único que lamento es que no estarás con nosotros para celebrar tu segundo centenario.” A lo que Fred contestó entre risas: “No estaría tan seguro de que no estaré para celebrar mi cumpleaños número 200. La verdad es que me siento mucho más fuerte al comenzar este segundo siglo que cuando empecé los primeros 100 años.”

 

Aun cuando nadie sabe qué es lo que le espera en el futuro, lo más probable es que tendremos alegrías y tristezas, días de pesadumbre y días de gozo. Pero de lo que sí podemos estar absolutamente seguros, es que el Señor está en control, y que el Salvador, quien ha ganado la última y final victoria por nosotros, ha prometido estar con nosotros siempre. Esta es una verdad que todos debemos creer firmemente. Después de todo, no podemos cambiar el pasado, ni sabemos lo que el mañana traerá, o siquiera si el mañana llegará.

 

Todo lo que podemos decir es: “el Señor me ha dado este día; ÉL me ha dado la fuerza para disfrutarlo o sobrevivirlo, o para ir a Su lado en el paraíso eterno.” Cualquiera que sea la forma en que termine, por mi parte yo pondré este día en las manos del Salvador, Quien entregó Su vida para que pueda tener una vida abundante en este mundo, y una vida perfecta en la eternidad.

 

Si más personas adoptaran esta forma de pensar, la mayoría de nuestras preocupaciones serían erradicadas del futuro y las penas del pasado serían olvidadas.

Vivamos cada día de nuestras vidas diciendo: “Éste es el día que el SEÑOR ha hecho ¡estemos hoy contentos y felices!”.

 

 

ORACIÓN: Amado Señor, cada día que podemos despertar y vivir en Tu amor es un regalo. Ayúdame a apreciar Tu presencia y Tu gracia todos los días de mi vida. En nombre de Tu amado hijo Jesús. Amén.

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!
Anterior Publicación¿Es el Señor mi Pastor?
Siguiente PublicaciónReflexiones Cristianas – El campesino

YouBlessing

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com