¿Eres Optimista?

optimismoJUAN 5:8-9 “Jesús le dijo: –Levántate, toma tu camilla y anda.  Al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su camilla y anduvo.”

 

Un hombre llamado David Gelernter sufrió lesiones permanentes al abrir un paquete explosivo que le envió un individuo conocido como “el Unabomber”. Sin embargo, Gelernter se ha negado a verse como una víctima indefensa y a refugiarse en la autocompasión. Él escribió: “Si se mueve a una persona a que se vea como víctima de algo (ya sea un delito, la pobreza, la intolerancia, los prejuicios o la mala suerte), se le hace la carga más pesada”.

 

La tendencia del ser humano a verse a sí mismo como víctima de las injusticias está muy extendida en la actualidad. Es fácil echarle la culpa a la mala suerte o a las circunstancias por habernos despojado de alguna manera de la oportunidad de ser la clase de persona que deseábamos ser. Cuando actuamos de esta manera vivimos en un estado de conformismo que elimina toda esperanza de mejorar.

 

En el pasaje de hoy, Jesús hizo una pregunta al hombre que estaba acostado junto al estanque de Betesda: “¿Quieres ser sano?” El hombre contestó con un lamento: “Señor, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo.” Este hombre llevaba treinta y ocho años enfermo. Bien podría haber perdido toda esperanza, y en su lugar lo invadía un sentimiento pesimista. Deseaba ser sano, pero su pesimismo le impedía esforzarse para lograrlo. Y ni siquiera la presencia del Señor, ni sus palabras de esperanza hicieron que mostrara optimismo ante la preciosa oportunidad de ser sano. Jesús simplemente ignoró su queja, y le dijo: “Levántate, toma tu lecho, y anda.” Es como si le hubiera dicho: “Anímate, esfuérzate, deja tu pesimismo y ten fe”. Cuando el hombre lo hizo, inmediatamente fue sanado.

 

Puesto que vivimos en un mundo corrompido por el pecado, sufriremos injusticias. Hay cosas que no podemos cambiar, pero ciertamente muchos obstáculos desaparecerían si aplicáramos la acción a la fe.

Escucha atentamente la pregunta que te hace Jesús: “¿Quieres ser sano?” “¿Quieres salir de esa situación en que te encuentras?”, “¿Quieres vivir en victoria?” No mires a las circunstancias. El que te habla está muy por encima de ellas. No sientas lástima de ti mismo.

 

DIOS puede bendecirte y glorificar Su nombre aunque estés en medio de una terrible prueba. Mira al futuro con optimismo, confía en DIOS y levántate y marcha adelante en el nombre del Señor. Apóyate en Su fortaleza y actúa en fe. Entonces verás un milagro.

 

ORACIÓN:  Padre Santo, ayúdame a mirarte a Ti en lugar de las circunstancias que me rodean.Pon en mí un espíritu optimista que me anime a vivir confiado en lugar de compadecerme de mí mismo y no hacer nada para mejorar mi vida. Hoy yo declaro que “todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, y marcho adelante en victoria.En el nombre de Jesús, amén.

 

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.