Espera tu turno

JUAN 14:27 “La paz os dejo, mi paz os doy… “

En nuestro patio, tenemos un antiguo cerezo. Como lucía caído y moribundo, llamé a un arbolista. El hombre lo revisó y declaró que estaba «excesivamente estresado» y que necesitaba atención inmediata. «Espera tu turno», murmuró mi esposa Carolyn.

Todos tenemos semanas de ansiedad… llenas de preocupaciones por el rumbo de la cultura o inquietudes por nuestros hijos, el matrimonio o el trabajo, las finanzas, la salud y el bienestar personal. No obstante, JESÚS nos aseguró que, sin importar cuán perturbadoras sean las circunstancias, podemos tener paz. ÉL declaró: «La paz os dejo, mi paz os doy» (Juan 14:27).

Los días de JESÚS estuvieron llenos de inquietud y angustias. Sus enemigos lo asediaban, y sus amigos y su familia no lo entendían. Sin embargo, tenía una calma interior. Esta es la paz que ÉL nos ha dado: la libertad de la ansiedad por el pasado, el presente y el futuro… su paz.

En cualquier circunstancia, podemos acudir a JESÚS en oración. Allí, en Su presencia, le entregamos nuestras cargas y temores. Y, entonces, Pablo nos asegura que la paz de DIOS «guardará [nuestros] corazones y [nuestros] pensamientos en CRISTO JESÚS» (Filipenses 4:7). Aún si hemos tenido «una de esas semanas», podemos tener su paz.

David H. Roper – Nuestro Pan Diario

OREMOS: SEÑOR, gracias porque tu paz guardará mis pensamientos. En Tu Santo Nombre, amén.