Thu, 20 February 2020

Franqueza, Honestidad y Confianza

 
franquezaPROVERBIOS 27:5-6 “Más vale ser reprendido con franqueza que ser amado en secreto. Más confiable es el amigo que hiere que el enemigo que besa”.
He aquí dos aspectos fundamentales de las relaciones humanas, la honestidad y la confianza. Estos dos aspectos están íntimamente entrelazados y sin el uno no puede haber mucho del otro. Lo que se observa más comúnmente en las interacciones personales es todo lo contrario de estos dos comportamientos. Típicamente, vemos como la gente se trata unos a otros con deshonestidad y desconfianza.
Muchas veces ocultamos nuestros verdaderos sentimientos y actitudes para pretender que todo está bien en una relación. Ésto no es más que una mentira disfrazada de tolerancia que eventualmente se torna inmanejable y termina en una explosión de consecuencias incalculables. La desconfianza surge de las propias experiencias y de los métodos con los que fuimos criados. Se nos enseñó a ser individualistas, a no confiar en los demás pues nos podrían robar los méritos, etc.
La solución no es, por supuesto que comencemos a confiar en todo el mundo y que le digamos a todos lo primero que pase por nuestras mentes. Como seres racionales que somos, debemos actuar con prudencia y tener cuidado de no herir la sensibilidad de los demás.
Hay que decir las cosas, pero hay que saber cómo decirlas y usar el momento oportuno. No debemos guardar en nuestro corazón los desacuerdos y las desavenencias, especialmente entre amigos. Cuando estas cosas se guardan, terminan degenerando en una raíz de amargura.
Dejemos que nuestros pensamientos y nuestros actos estén controlados por el Espíritu Santo de DIOS y veremos cómo seremos investidos de valor para hablar con franqueza y sinceridad a los demás. Cuidémonos también de no ser rudos e irrespetuosos porque caeríamos en el abuso y la agresión.
Es posible que nuestras palabras, aunque sean cuidadosamente escogidas, no caigan bien cuando las digamos pero al poco tiempo podremos ver cómo la persona a quienes fueron dirigidas nos agradecerá por lo que le hemos comunicado.
Busquemos continuamente la solución en el poder transformador de Cristo, quien nos enseñará a actuar como es debido frente a nuestro prójimo: con confianza y honestidad. Ésta es una manera sencilla de agradar a DIOS y de amar al prójimo. ¡Sólo a DIOS sea la gloria!

 

ORACIÓN: Padre Celestial, dáme la sabiduría necesaria para ser una persona íntegra y que todo lo que haga sea con la ayuda del Espíritu Santo. En el nombre de Cristo, amén.
Anterior PublicaciónJehová Dios, el Sol de justicia
Siguiente PublicaciónLa Escultura

SIGUENOS 🙂

97,607FansLike
2,379FollowersFollow
10,123FollowersFollow
1,320SubscribersSubscribe