Jesús es el Capitán de mi Barca

“Aquel día, cuando llegó la noche, les dijo: Pasemos al otro lado. Y despidiendo a la multitud, le tomaron como estaba, en la barca; y había también con él otras barcas. Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba. Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos? Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza. Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe? Marcos 4:35-40 (RVR1960)

La autoridad de nuestro Señor Jesús es poderosa y reina sobre toda la tierra y esto incluye la inclemencia del tiempo, Él reprendió el mar y el mar tuvo que obedecer ante la voz de Jesús. En este versículo, el Libro de Marcos hace una comparación entre la tranquilidad de Jesús, la tempestad y el temor de los discípulos, en cambio, Jesús contrasta el miedo con la fe, e iguala al miedo con la falta de fe. Lo que Dios nos quiere decir es que la fe significa confianza en el poder de Dios para enfrentar las adversidades y tempestades que se cruzan en nuestro caminar.

La fe siempre está presente y activa en Jesús aun cuando estaba dormido. El miedo se apoderó entre los discípulos aun cuando Jesús se encontraba con ellos en la barca. A pesar de que Jesús estaba dormido, Su Espíritu estaba despierto y conduciendo la barca. La Palabra dice que Jesús “estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron” (Marco 4:38).

¿Porque Jesús dormía precisamente en la popa de la barca?

La Biblia nos dice que Él dormía precisamente en la popa de la barca.

Y ¿qué es la popa de la barca?

La popa es el área que se localiza en la parte trasera donde se encuentran todos los controles de un barco. ¡Aleluya! ¡Aun dormido, Jesús conducía la barca de Sus discípulos!

Tal vez te encuentres en medio de la tempestad a punto de perecer y piensas que Dios se ha olvidado de ti o que está durmiendo. Los discípulos, estaban temerosos por las olas del mar y el viento y llegaron a pensar que iban a parecer, Pero Jesús les demostró Su poderío y autoridad sobre las olas del mar y sobre el viento. Dios nunca duerme, Él siempre vela por Sus hijos. Cuando sientas que tu barca está a punto de naufragar, clama a Dios y Él te responderá. Invita a Jesús a tu barca y te aseguro que nunca naufragarás. Con Jesús en mi barca no tengo por qué temer, pues Él guarda y cuida de mí. Si Dios está conmigo ¿quién contra mí?

Con Jesús en mi barca pasaré hacia el otro lado de fe y llegaré a puerto seguro. Gracias Señor por conducir mi barca llevándome a puertos seguros.

Palabra de Dios
Escrito por Bv. Flores
www.ministeriosdesanidad.org



Fuente Original: Jesús es el Capitán de mi Barca