La Antesala del Matrimonio

La Antesala del Matrimonio

“Cuando la sabiduría entrare en tu corazón, Y la ciencia fuere grata a tu alma, La discreción te guardará; Te preservará la inteligencia, Para librarte del mal camino, De los hombres que hablan perversidades, Que dejan los caminos derechos, Para andar por sendas tenebrosas”

Proverbios 2: 10-13

Hoy en día vivimos en un mundo que te enseña que entre más novias tienes, entonces mas hombre eres, y a las chicas les enseña que entre más novios pruebas más experiencia ganas, ¡Que mentalidad más equivocada!

Si por un momento analizamos lo que realmente tendría que ser el noviazgo, nos diéramos cuenta que es una antesala para llegar al Matrimonio, es decir, no es ningún juego, de eso depende tu futuro amoroso y por lo tanto debería de ser algo serio y en lo cual las dos partes se deberían de dar cuenta que dependiendo como te vaya en el noviazgo, posiblemente así también te ira en el matrimonio.

Hoy quiero dedicar este articulo en especial para las personas que no se han dado cuenta lo serio que es el noviazgo y lo importante que es para su futuro el hecho de elegir muy bien para que todo salga bien en un futuro matrimonio.

1
LA ETAPA DEL NOVIAZGO

La etapa del noviazgo es hermosísima, todos aquellos que hemos pasado por eso y los que lo pasaran también sabrán a lo que me refiero. Sentir esas maripositas dentro del estomago, sudar de nerviosismo porque la tienes frente a ti, embobarte y no decir nada cuerdo porque te tiene nervioso, recibir una llamada y escuchar su dulce voz, eso y más es algo único que seexperimenta en el noviazgo.

Escribir una carta para tu amada, decirle tantas cosas que sientes y ver como se derrite al leer cada palabra que escribiste en ese papel, sentir su abrazo de cariño, su compresión, su atención a ti, su cuido, son cosas que hacen que el amor crezca poco a poco en una pareja de noviazgo.

Y es que la etapa de noviazgo es de aprovecharla, es de disfrutarla y sobre todo tomar en cuenta a Dios para que El sea el Centro de esa relación.

En muchas ocasiones lo he dicho y lo seguiré recomendando porque se de lo que hablo, que para mí la mejor edad para entablar un noviazgo es de los veintiún años en adelante, personalmente no soy del agrado de que personas de catorce, quince, dieciséis, etc, años anden de novios, creo que esa edad es para disfrutar la juventud, tener muchos amigos y servirle al Señor lo mas que se pueda y no para andar pensando en noviazgos que por lo general, casi siempre terminan en fracasos rotundos, ya que un noviazgo de demasiados años termina desgastando la relación y el amor desaparece.

Creo que la mejor etapa para entablar un noviazgo es cuando se alcanza un poquito más de madurez, en donde se está a mediados o por graduarse de una carrera universitaria o en donde hay un empleo fijo, ¿Por qué digo esto?, porque la idea del noviazgo no es pasar una eternidad siendo novios, sino unos cuantos años. Pueda que acá tu digas: “Yo conozco una pareja que tuvieron 10 años de novios y son felices”, yo te contestaría: “Yo también conozco algunas que tuvieron más de 10 años de novios y son felices” y conozco muchas más que estuvieron 7, 8, 9, 10 o más años de novios, se casaron y al mes se divorciaron o se separaron. Y es que de casos a cosas, siempre hay, no hay una regla general para los noviazgos, pero basándome en la experiencias de casos que he podido ver te puedo decir que no es recomendable pasar demasiados años de novios, es bueno estar un año, dos o tres años de novios y luego casarse. Y es que algunos quieren casarse hasta conocerlos completos, por más que pases 20 años de novios no terminaras de conocer a una persona, es más aun casados hay muchas cosas por conocer, porque lo que tú no te imaginas es que ya casados es otro tema, tu esposo o esposa ya no será el mismo novio o novia que en el noviazgo, ahora todo cambia, muchas veces para bien y otras muchas para mal. Pero cuando Cristo gobierna una relación y esa relación es de Dios, entonces siempre será todo para bien, el noviazgo será una etapa preciosa y el matrimonio la cereza que coronara el pastel.

Pero también hay muchos que llevan un noviazgo pésimo y viven con la esperanza que en el matrimonio todo cambiara, y en eso me quiero detener un poco en esta ocasión:

Atrás