La entrada triunfal

images (17)MATEO 21:9 “Y las multitudes que iban delante de El, y las que iban detrás, gritaban, diciendo: ¡HOSANNA AL HIJO DE DAVID! ¡BENDITO EL QUE VIENE EN EL NOMBRE DEL SEÑOR! ¡HOSANNA EN LAS ALTURAS!”

La retrospección es siempre clara. Pero cuando estamos en alguna situación en particular, tendemos a verla como lo que no es y a sacar conclusiones equivocadas. Y nos reprochamos, pensando: ¡Si hubiera sabido antes lo que sé ahora!

La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén debe haber sido uno de esos momentos para sus discípulos. Les parecía que había sido un día maravilloso para ellos —y lo fue—, pero por razones distintas a las que ellos creían. Pensaban que el Mesías había venido a restablecer el poder de Israel en el mundo. Pero DIOS pensaba otra cosa.

Los discípulos no eran los únicos que tenían ideas equivocadas sobre el Mesías. Muchos judíos de ese tiempo esperaban que fuera un rey terrenal. Cuando la multitud oyó que Jesús venía a Jerusalén, gritó: “¡HOSANNA!”, que significa “¡SALVA AHORA!” Lo vieron como su nuevo rey que había venido a traer salvación de la opresión política y social. Había resucitado muertos, y sin duda podría también restaurar el reino de David y hacerlos libres del dominio romano.

Montado sobre un asno, el Señor Jesús parecía un gobernante que regresaba a su ciudad en tiempo de paz, mientras sus leales súbditos tendían sus capas y palmas en su camino. Incluso los fariseos estaban viendo aquello, y decían indignados: “Mirad, el mundo se va tras ÉL” (Juan 12.19).

Piensa en esta semana en aquel tiempo cuando las circunstancias se veían de cierta manera, pero se convirtieron totalmente en otra cosa. Recuerda también cuando tú te diste cuenta de que DIOS era diferente a lo que imaginabas, y cuando viste cómo revelaba Su voluntad de manera sorprendente.

La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén marcó un cambio en el tiempo. Fue la finalización de Su ministerio terrenal y el comienzo de los eventos que lo llevaron a la cruz. Su entrada eventualmente lo llevó a entregar Su vida para que nosotros podamos entrar a Su reino celestial.

Nuestro rey ha venido, y por medio de Su obediencia y Su sacrificio ha hecho posible una entrada triunfal para cada uno de nosotros. Apreciemos este regalo que nos ha hecho nuestro Padre, y con alegría cantemos: ¡BENDITO EL QUE VIENE EL NOMBRE DEL SEÑOR! ¡HOSANNA EN LAS ALTURAS!

ORACIÓN: Padre Celestial, ayúdanos a ver la nueva vida que hemos recibido después de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, Quien fue a la cruz para darnos algo más importante de lo que pudiéramos experimentar por nosotros mismos: la vida eterna Contigo en Tu reino. En el bendito nombre de Jesús. Amén.

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónVersículo del día – Romanos 6:23 RV1960
Siguiente PublicaciónEs hora de hacer algo

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.