La oración que agrada a Dios

ORAR“Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa”(Mateo 6:5)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Mateo 6:5-15; Lucas 18:9-14

La oración sincera, es la que sale de un corazón que siente que está comunicado con su Padre Dios. La primera recomendación que hace Jesús sobre cómo aprender a comunicarnos con Dios, es que la oración debe nacer del corazón, debe ser auténtica. En realidad, lo que a Dios le interesa es la actitud del corazón y no, la elocuencia en las palabras, ya que el único que conoce lo íntimo de nuestro ser es Dios.

El ser escuchados o vistos por los hombres era la actitud de los fariseos, cuyas oraciones no agradaban a Dios, pues buscaban la admiración y reconocimiento de los hombres. Pero la oración nacida en un corazón humilde, sincero y necesitado, es la que Dios escucha. Quienes cultivamos una fe personal en Dios nuestro Padre, sabemos que orar es hablar con Él, y esto aunque es algo sencillo, es también el acto más sublime y maravilloso, no sólo porque estoy hablando no con otra persona que puede ser importante, excelente o maravillosa, sino porque estoy intimando con Él que es muchísimo más que un ser humano, es el ¡Creador del universo, es el dueño y diseñador de la vida! ¡Es mi verdadero Padre!

Pero ese es precisamente el milagro de la fe y el poder de la oración, que una persona común y corriente pueda tener acceso a la presencia de Dios y entablar un diálogo con el ser más extraordinario de todo el universo.

El Manual de la Vida nos dice que Dios habiendo hablado muchas veces y de muchas formas y maneras, en otro tiempo por los profetas, en los postreros días nos ha hablado por el Hijo. ¿Y qué es lo que no ha hablado? Son incontables y profundas enseñanzas; entre ellas debemos resaltar aquella que precisamente enfatizó en el aprender a comunicarnos con Dios. Diríamos que su propósito fue justamente establecer esa relación que se había perdido desde la fundación del mundo, mostrándonos el único y verdadero camino al Padre; así lo expresa en aquella extraordinaria declaración hace más de 20 siglos cuando Jesús se levantó entre la multitud y afirmó: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí” (Juan 14:6)

Tomemos éste, el más maravilloso ejemplo de amor y de unidad perfecta del corazón de un hijo para con su Padre, el de Jesucristo, que resultó en acciones de salvación, sanidad, libertad para toda la humanidad. También cuando nosotros nos entregamos de tal forma a la comunión con el Padre celestial, nuestra vida traerá maravillosos beneficios a quienes nos rodean y a la sociedad entera.

HABLEMOS CON DIOS
“Que bueno Señor es poder acercarme a tu Presencia, y poder expresarte desde lo profundo de mi corazón que sólo Tú eres Dios. Enséñame a buscarte fielmente. Hoy te ruego que mis oraciones salgan de un corazón sincero y genuino y que sean agradables a tu oído. Amén.”

Tomada de Devocional Diario-Familia Centi

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónEl versículo del día – Mateo 11 Vers 28
Siguiente PublicaciónQuiero ser mamá

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.