La piadosa cualidad de la generosidad

dar

PROVERBIOS 11:24,25 24  Hay quienes reparten y les es añadido más, y hay quienes retienen más de lo justo y acaban en la miseria.” “25 El alma generosa será prosperada: el que sacie a otros será también saciado.”

Cuando era niño, vivía con mi madre en una casa de una sola habitación. Ella ganaba sólo lo suficiente para comprar comida, ropa y pagar la renta. Casi todos los sábados, un chico llegaba a nuestra puerta y preguntaba: “¿Tienen algo de comer?” Yo miraba dentro de la nevera y veía quizás un pedazo de fruta o unos pocos huevos, un poco de tocino, pero no mucho más. Sin embargo, mi madre siempre encontraba algo de comida para ese niño.

La generosidad es la actitud de compartir alegremente lo que podamos dar, sin importar nuestra riqueza. La Biblia dice que dar es un atributo de DIOS: 12 Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo y para bendecir toda la obra de tus manos. Prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado.” (Dt 28:12) y, 20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros,”(Ef 3.20). Y como parte de Su plan de transformación para los creyentes, el Padre Celestial desea que seamos generosos.

Una actitud generosa en cuanto a nuestro tiempo y a los bienes materiales comienza por entregarnos a DIOS. Cuando aceptamos que ÉL es dueño de todo, podemos dar de lo poco que tenemos. Sin embargo, la generosidad se cultiva mediante la fe. En vez de hacer cálculos para ver lo poco que podemos apartar para beneficencia, los cristianos debemos dar por fe. Hebreos 13.16nos dice: “Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada DIOS”. El Señor responde dándonos lo suficiente para cubrir lo que damos, y también para nuestras necesidades: “38 Dad y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo, porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.” (Lc 6.38). Sólo dando aprendemos que jamás podremos superar a DIOS en generosidad.

Algunos creyentes optan por el egoísmo y la rebeldía, pero DIOS aseguró una forma de pobreza —ya sea financiera, emocional o espiritual— a quienes lo hacen. En vez de eso, tomó la decisión hoy de cultivar un espíritu generoso para el Señor.

ORACIÓN: Señor, gracias por las abundantes bendiciones que Tú nos das: la vida, la salud, el amor de nuestros seres queridos, el trabajo, las comodidades, los alimentos, etc., todo viene de Ti y tú nos has hecho administradores de todo ello. Enséñame y ayúdame a ser un buen administrador y que también sea generoso con el necesitado. Gracias por las enseñanzas de Tu Palabra. En el nombre de Cristo, amén.

-Ministerios En Contacto

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!
Anterior PublicaciónDías de lluvias
Siguiente PublicaciónVersículo Bíblico Diario – Romanos 5:3,4

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com