Fri, 21 February 2020

La temperatura

believe

Uno de los factores que se tienen en cuenta al momento de hacerle un chequeo a un bebe es la temperatura. Con ella se establece si hay o no fiebre. Luego de saber si hay presencia de fiebre, se toman medidas para contrarrestarla y evitar que la fiebre siga subiendo. Pero ahora, en vez de hablarte de temperatura corporal, quiero hablarte de otro tipo de temperatura, la temperatura espiritual. Esta fiebre espiritual es la única que es buena tenerla y que nos trae bendición y vida eterna.

            La Palabra de Dios dice en Santiago 4:1-10 “¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente? Pero Él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. Humillaos delante del Señor, y él os exaltará”. También dice en Apocalipsis 3:14-22 “Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”.

RECUERDA, NECESITAMOS ESTAR CERCANOS A DIOS. NECESITAMOS A DIOS EN NUESTRAS VIDAS. TENEMOS QUE TENER FIEBRE DE DIOS. ESTAR EN SU PRESENCIA CADA DÍA. PARA HACER TODO ESTO, ES INDISPENSABLE QUE RECONOZCAMOS NUESTRA NECESIDAD DE DIOS, ACEPTANDO EL SACRIFICIO DE CRISTO JESÚS EN LA CRUZ Y RECONOCIÉNDOLO COMO SUFICIENTE SEÑOR, REY Y SALVADOR DE NUESTRAS VIDAS. ¿YA LO ACEPTAS EN TU VIDA? SI NO LO HAS HECHO, SOLAMENTE TIENES EXISTENCIA, NO VIDA, YA QUE ÉL ES LA VIDA, EL CAMINO Y LA VERDAD.

Dios te bendiga,

Luis Manuel Polanco Schott

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!

SIGUENOS 🙂

97,609FansLike
2,392FollowersFollow
10,127FollowersFollow
1,320SubscribersSubscribe