Lágrimas

Llorar es una emoción que se expresa al igual que sonreír. Desde que nacemos una de las primeras cosas que se hace es llorar, se escucha decir a la gente eso es bueno que el bebé llore para que desarrolle los pulmones.

En el transitar de la vida continuamos llorando y derramando lágrimas, unas de tristeza, otras de dolor, otras porque llega la enfermedad que causa dolor físico otras por traiciones, desengaños, decepciones y hasta de alegría también derramamos lágrimas.

Pero hay unas lágrimas que se derraman con un valor incalculable y son aquellas que derramas delante de Dios, allí de rodillas donde solo Él te puede ver. Son esas lágrimas que caen en la redoma de Dios y están escritas en su libro, Salmos 56:8 Mis huidas tú has contado;Pon mis lágrimas en tu redoma;¿No están ellas en tu libro?

Son aquellas lágrimas que conmueven el corazón de Dios y lo mueven a obrar a nuestro favor 2 Reyes 20:5 Vuelve, y di a Ezequías, príncipe de mi pueblo: Así dice Jehová, el Dios de David tu padre: Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí que yo te sano; otro ejemplo lo encontramos en la vida de Ana, 1 Samuel 1:10 ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente. 1 Samuel 1:19 Y levantándose de mañana, adoraron delante de Jehová, y volvieron y fueron a su casa en Ramá. Y Elcana se llegó a Ana su mujer, y Jehová se acordó de ella.

Son aquellas lágrimas que te hacen bienaventurada(o), S. Mateo 5:4 Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.

S. Lucas 6:21 (b) Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis.

Y pudiera seguir escribiendo más, porque en la Biblia muchos ejemplos encontramos. Pero Amada sólo quiero recordarte que para Dios todas esas lágrimas que hasta ahora has derramado en oración tienen un gran valor y ninguna Él la a dejado caer a tierra.

Espero que esta palabra el Señor la haya usado para ministrar a tu corazón y tu alma.

Dios te bendiga 

Con amor tu hermana y amiga Blankita