Me esta dejando el Tren

Me esta dejando el Tren

¿Algunas vez has escuchado esa frase o se la has dicho a alguien?, es común escucharla en personas que “se creen” que están ya mayores y que según ellos ya se les está pasando el tiempo de que alguien especial llegue a sus vidas.

Pero ¿Sera que el tren los está dejando?, ¿Sera que se quedaran a forrar Biblias por toda su vida?, ó ¿Habrá alguna oportunidad más para estas personas?

Hoy quiero dedicar este artículo a todas aquellas personas que ya pasan de la edad en donde se considera que supuestamente ya tendría que haberse casado o por lo menos tener un novio con planes de casarse. Para todas esas personas que ya no se creen jóvenes y que creen que ya no tendrán una oportunidad mas, hoy dedico este articulo en especial.

1
¿POR QUÉ CREERSE VIEJO?

Las últimas semanas me han escrito y he tenido contacto con varias personas que creen que su tiempo se les está pasando, que el tren del amor los está dejando y que todavía no encuentran a su Adán del cual anhelan ser la ayuda idónea.

Lo curioso de la mayoría de casos es que ¡Ya se creen viejos!, personas que pasan de los veintiséis años, personas que pasan de los treinta y algunos otros que pasan de los cuarenta y que todavía no han encontrado a la persona que llenara sus expectativas.

Yo siempre he considerado a una persona que este soltera o soltero como un joven, tal vez un joven adulto, pero jamás un viejo. ¿Por qué creerse viejo, cuando apenas tienes 31 años?, o en el peor de los casos creerse viejo con apenas veintiséis. Es ilógico pensar que uno está viejo como para poder encontrar al amor de nuestra vida.

Y es que el hecho de ver a tus amigos de tu generación ya casados, con hijos y con una familia estable te hace pensar que el tren te está dejando o que simplemente tú no naciste para esto. ¡Qué error más grande! Creer que no naciste para esto, cuando Dios mismo dijo: “No es bueno que el hombre este solo”. Dios conoce las necesidades humanas en todo sentido y por ello tuvo a bien regalarnos lo que ahora conocemos como ayuda idónea, esa persona especial que Dios la trabajo para llenar y sobrepasar tus expectativas, esa persona que llegara en algún momento de tu vida.

Tú no estás viejo para el amor, para el amor jamás se está viejo, ni para que Dios contestepeor. En la Biblia vemos hombres que ya eran de avanzada edad pero que no quedaron solos, el tren no los dejo, un ejemplo claro de esto es Booz aquel hombre que era recto delante de Dios, abuelo de Isaí padre de David. (Rut 4:18-22)

Booz era un hombre mayor que por ser pariente cercano del difunto esposo de Rut tenía la oportunidad de redimir a Ruth para restaurar el nombre del difunto. La Biblia no menciona que este hombre estuviese casado, pero sí que era un hombre mayor que no se consideraba joven, pues al ver el interés de Rut porque él la redimiera, Booz dijo: “Y él dijo: Bendita seas tú de Jehová, hija mía; has hecho mejor tu postrera bondad que la primera, no yendo en busca de los jóvenes, sean pobres o ricos”. (Rut 3:10)

Y es que Booz estaba alabando la decisión de Rut de preferirlo aun con una edad en donde él no se consideraba joven, en lugar de ir y buscar alguien realmente fuera más joven que él.

Este es un ejemplo de que la edad no tiene nada que ver en el hecho de que en su tiempo Dios enviara a una persona que te escogerá, no por lo muy bonito que seas, ni por la edad que tengas, ni por los bienes que poseas, sino porque Dios la enviara a tu vida para que te ame tal y como eres y para que viva contigo el resto de tu vida.

Atrás
Anterior PublicaciónAlabar a Dios en las pruebas
Siguiente PublicaciónBuena noticia!