Mi espíritu condenatorio

Mata Nacional de Vale de Canas.jpgSALMOS 146:8  “Jehová abre los ojos a los ciegos; Jehová levanta a los caídos; Jehová ama a los justos.”

Generalmente cuando llega a nuestros oídos el comentario: – ¿Te enteraste quién cayó en pecado? – no sólo corre por nuestra mente la curiosidad de saber “quién fue”, sino también una sensación interna de “santa infalibilidad”.  Nos sentimos infalibles, de que es imposible equivocarnos, nos sentimos superiores pensando que “eso” a nosotros nunca nos podría pasar.

Los estudiosos realizaron una encuesta entre todas aquellas personas, que por uno u otro motivo cayeron en diversos pecados, y la mayoría de ellas dijeron que nunca habían pensado que podían caer de su posición espiritual. Pensaban que eran infalibles.

El descuido es uno de los elementos principales que acelera nuestra caída espiritual. ¡Nadie está exento de caer, a menos que se mantenga fiel al Señor!… pero… ¿qué pasa si alguien ha caído en algún pecado?

Alguien dijo una vez “No importa cuántas veces hayas caído, lo que importa es cuántas veces te has levantado”.  Definitivamente creo que éste es el sentir del Señor.  DIOS no se complace en el pecado, pero .ÉL quiere restaurar al caído en el pecado.

Nuestra naturaleza carnal tiene la tendencia a “eliminar” y condenar a los que caen de la gracia.  DIOS no nos llama a fusilar a los “soldados” del Reino de DIOS sino a sanarlos, restaurarlos y ayudarles a que se arrepientan y sigan peleando la buena batalla de la fe.

Quizás tú tengas a un familiar, un amigo, un hermano de la iglesia en esta situación.  El deseo de DIOS es que tú vayas a buscarlo para ayudarlo a volver a la senda de la santidad, hacer que confiese su pecado ante DIOS y reciba el perdón sanador del Señor, a fin de que vuelva a ser un cristiano fiel.  Nunca olvides que lo que le ha pasado a esa persona, te podría haber pasado a tú si te hubieras descuidado.

DIOS sigue siendo el Especialista para levantar a todos los que han caído, si ellos están dispuestos a arrepentirse y empezar de nuevo.  ¡Su Palabra poderosa así lo afirma!

ORACIÓN: ¡Con qué rapidez, DIOS mío, muchas veces condenamos y descartamos a los que han caído en algún pecado, sin darme cuenta que me hubiera podido pasar a mí, si descuidaba mi vida espiritual! Dame Tu sentir, Señor, pues quiero trabajar de Tu lado ayudando, dentro de mis posibilidades, a aquellos que han caído en algún pecado. Cambia en mi interior la palabra “condenar” por “restaurar”.  Por Cristo nuestro Señor. Amén. 

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónVersículo del día – Proverbios 18:10 RV60
Siguiente PublicaciónLa vasija agrietada

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.