Nadie está fuera del alcance de Dios

LUCAS 23:39-43 “Uno de los criminales que estaban colgados,lo insultaba: — ¡Si tú eres el Mesías, sálvate a ti mismo y sálvanos también a nosotros! Pero el otro reprendió a su compañero, diciéndole: — ¿No tienes temor de Dios, tú que estás bajo el mismo castigo? Nosotros estamos sufriendo con toda razón, porque estamos pagando el justo castigo de lo que hemos hecho; pero este hombre no hizo nada malo. Luego añadió: — Jesús, acuérdate de mí cuando comiences a reinar. Jesús le contestó: — Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso.” (DHH)

Hace algunos años murió un diácono de nuestra iglesia, y al prepararme para su funeral, pensé en el hecho de que muchas personas supieron, gracias a él, que si DIOS pudo salvarlo, entonces puede salvar a cualquier persona.

El diácono había sido cristiano por más de treinta años, pero antes de éso, había tenido una vida terrible. Participó en actividades viles, y tuvo que pagar las consecuencias tras las rejas. Pero una vez que DIOS se apoderó de él, no pudo callar la transformación que se produjo en su corazón. Este antiguo esclavo del pecado pasaba parte de la semana compartiendo el evangelio en las cárceles. Los reclusos lo escuchaban, y muchos creyeron gracias a que la vida de este evangelizador era un testimonio del poder de DIOS. Este diácono me hablaba a menudo con entusiasmo de aquellos que habían llegado al conocimiento salvador de JESUCRISTO.

La Biblia dice con claridad que el deseo del SEÑOR es que todas las personas sean salvas: “Esto es bueno y agrada a Dios nuestro Salvador, pues él quiere que todos se salven y lleguen a conocer la verdad.” (1 Timoteo 2:3-4). No hay nada que podamos hacer para impedir que DIOS nos alcance. No obstante, existen personas que consideran que están demasiado lejos, sucias o perdidas como para que DIOS pueda amarlas.

La Iglesia necesita con urgencia cristianos dispuestos a compartir su testimonio. No importa si su historia es menos dramática que la de mi amigo. DIOS pondrá personas en Su camino, para quienes su testimonio será como maná del cielo.

Si tú eres creyente, tienes entonces la misión de hacer discípulos para CRISTO: “Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y háganlas mis discípulos; bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo,” (Mateo 28:19).

Comienza a contar tu testimonio a quienes estén dispuestos a escuchar. Después de conocer lo que el SEÑOR ha hecho, podrán decir: “Si DIOS pudo hacer éso por ti, ¡también puede hacerlo por mí!”

OREMOS: Padre Celestial, ayúdame a compartir Tu palabra a mi prójimo. Te lo pido en el nombre de Cristo, amén.

Ministerios En Contacto

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.