No es tiempo para dormir ni para descansar, es tiempo para velar

No es tiempo para dormir ni para descansar, es tiempo para velar. Por tanto, no durmamos como los demás, sino vigilemos y seamos sobrios. 1 Tesalonicenses 5: 6

El enemigo está al acecho, y no podemos descuidarnos aunque estemos orando. Nuestras oraciones tienen que ser más intensas, para reforzar el cerco establecido alrededor de nosotros. El cerco no se refuerza con orar una vez a la semana o cuando tenemos tiempo para hacerlo. Esto tiene que ser continuo, sabiendo que nuestro adversario querrá derribarlo para destruir todo lo que hemos alcanzado a los pies de Cristo.

Para esto se vale de engaños que nos ciegan, a fin de que no veamos el plan que ha activado para alcanzar su propósito. Por eso, tenemos que estar firmes y saber que cualquiera distracción nos hará fracasar.

La palabra es bien explícita. Nos dice que no durmamos como los demás. No es tiempo de dormir ni para descansar; es tiempo para velar, con el dedo en el gatillo, y empezar a interceder hasta que lo venzamos como lo venció Cristo, el cual no cerró Sus ojos, porque sabía que tenía que cuidarse de Su enemigo.

Pastora Montserrat Bogaert

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior Publicación1 Timothy 2:5 #ESV / @ibcrd
Siguiente Publicación¡Sí, te escucho Señor!

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.