No importa tu religión

puro

MARCOS 12:29-31  29 Jesús le contestó: –El primer mandamiento de todos es: ‘Oye, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor. 30 Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.’  31 Pero hay un segundo: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo.’  Ningún mandamiento es más importante que estos.”

En el intervalo de una mesa redonda sobre religión y paz entre los pueblos, en la cual participaba el Dalai Lama y un servidor (teólogo brasileño Leonardo Boff), maliciosamente, mas también con interés teológico, le pregunté en mi inglés defectuoso: -“Santidad, ¿cuál es la mejor religión?”-  <“Your holiness, what’s the best religion?”>

Esperaba que dijera: -“El budismo tibetano”-, o -“las religiones orientales, mucho más antiguas que el cristianismo…”-.

El Dalai Lama hizo una pequeña pausa, sonrió, me miró fijamente a los ojos -lo que me desconcertó un poco porque yo sabía la malicia contenida en la pregunta- y afirmó: -“La mejor religión es la que te aproxima más a Dios, al Infinito.  Es aquella que te hace mejor”-.

Para salir de la perplejidad delante de tan sabia respuesta, pregunté: -“¿Qué es lo que me hace mejor?”-.

El respondió: -“Aquello que te hace más compasivo, más sensible, más desapegado, mas amoroso, más humanitario, más responsable, más ético. La religión que consiga hacer eso de ti, es la mejor religión”-. Callé, maravillado, y hasta los días de hoy estoy rumiando su respuesta sabia e irrefutable. (Breve diálogo entre el teólogo brasileño Leonardo Boff y el Dalai Lama)

No me interesa amigo, tu religión o si tienes o no tienes religión.  Lo que realmente me importa es tu conducta delante de tu semejante, de tu familia, de tu trabajo, de tu comunidad, delante del mundo. Recordemos: “El Universo es el eco de nuestras acciones y nuestros pensamientos”.

La Ley de Acción y Reacción no es exclusiva de la Física.  Es también de las relaciones humanas.  Si yo actúo con el bien, recibiré el bien.  Si actúo con el mal, recibiré el mal.

Aquello que nuestros abuelos nos dijeron es la más pura verdad: “Tendrás siempre el doble de aquello que desees a los otros”.  Ser feliz no es cuestión de destino.  Es cuestión de elección.

  • Cuida tus PENSAMIENTOS porque se volverán PALABRAS.
  • Cuida tus PALABRAS porque se volverán ACTOS.
  • Cuida tus ACTOS porque se harán COSTUMBRE.
  • Cuida tus COSTUMBRES porque forjarán tu CARÁCTER.
  • Cuida tu CARÁCTER porque formará tu DESTINO.
  • Y tu DESTINO será tu VIDA.

ORACIÓN: Gracias Señor por las muestras de Tu amor.  Ayúdame a cuidar mis pensamientos, mis palabras, mis actos, mis costumbres, mi carácter y bendice Tú de mi destino.  Por Cristo Jesús, amén.

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!
Anterior PublicaciónEdificando nuestra casa
Siguiente PublicaciónVersículo del día – Romanos 14:11

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com