No Sois Vuestros

No Sois Vuestros

Una niña que se llama Dorita hablaba con su padre un día y dijo, quisiera tener dinero para poder dar una ofrenda a Dios, pero no tengo.

Su padre contestó:
-Dios no espera que le des lo que no tienes, pero hay otras cosas además del dinero que puedes dar a Dios. Tomó un libro negro del estante y pidió a Dorita que leyera en voz alta cierto pasaje.

Entonces El se lo explicó en la siguiente manera:
-He ido a Dios en este día y me he entregado a El, todo lo que soy y todo lo que tengo; ahora, ya no pertenezco a mí mismo. No tengo derecho a este cuerpo ni a ninguno de sus miembros; ningún derecho a esta lengua, a estas manos, a estos pies, a estos ojos y oídos; me he entregado a El. Estas son las palabras de un hombre querido que vivió hace mucho tiempo y ahora está en el Cielo. ¿Ves, Dorita, lo que tienes que puedes dar a Dios?

La niña permaneció en silencio mientras tanto miraba sus pies y sus manos. Al fin dijo en una voz muy suavecita, no creo que Dios los desea.

Su padre le contestó:
Sí los desea, y El te está mirando ahora mismo para ver si tú quieres entregarlos a El o no. Si los entregas a El, tendrás cuidado que tus manos y tus pies nunca hagan nada malo y los enseñarás a hacer todo lo bueno que puedas. Si no los entregas a Dios, ellos sin duda se portarán mal y entrarán en dificultades.

-¿Y papá, tú has entregado los tuyos a Dios?
-Sí, hace mucho tiempo.
-¿Y estás contento de haberlo hecho?
-Sí, muy contento.

Dorita estaba muy quieta; no comprendía todo lo que significaba esto.

-Si entregas tu lengua a Dios, no la dejarás hablar palabras torpes, o de enojo o decir mentiras o cualquier cosa que entristezca al Espíritu Santo de Dios.
-Bueno, creo que voy a entregarle mi lengua, dijo Dorita.

-Y si entregas tus manos a Dios, las vigilarás, y las cuidarás para que no toquen las cosas que no te pertenecen. No permitirás que estén perezosas, pero las mantendrás ocupadas haciendo las cosas que agradan a Dios.
-¡Entonces, también le entregaré mis manos!

-Y si le das tus pies, nunca permitirás que te lleven a lugares donde no debieras ir, y si le entregas tus ojos, nunca permitirás que miren una cosa que a Dios no le gustaría ver si El estuviera a tu lado.

Pero ahora, he dejado lo más importante para el final, y eso es lo de entregarte a ti misma a Dios, porque estoy seguro que si tú te entregas a El, le pertenecerás a El completamente, y no querrás negarle nada.

Entonces se arrodillaron juntos y el padre de Dorita oró a Dios pidiendo su bendición sobre todo lo que habían hablado y que El la ayudara a rendirse al Señor Jesucristo.

“Así que…os ruego por las misericordias de Dios,
que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo,
santo, agradable a Dios,
que es vuestro racional culto.”
(Romanos 12:1)

“¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo,
el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios,
y que no sois vuestros?
Porque comprados sois por precio;
glorificad pues a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu,
los cuales son de Dios.”
(I Corintios 6:19, 20)

Enviado por: Vanessa Andujar, Rep. Dom.

Publicador
Publicadorhttps://www.elversiculodeldia.com/
Salvo por gracia ❤ Dios es bueno y para siempre es Su misericordia!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónA Solas con Dios
Siguiente PublicaciónDios No se equivoca

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.