Nos Trajo Dios a Paz No a Miedo

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. 2 Timoteo 1:7

La humanidad está respirando miedo “y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” Mateo 24:12 (RVR1960). El enemigo se ha levantado para implantar el miedo, para asaltar, matar y sembrar terror en la humanidad. Eso es lo que estaba viviendo el profeta Habacuc en la destrucción de la invasión babilónica, aun así, él le creyó a Dios diciendo:

“Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada, y no haya vacas en los corrales; con todo, yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación. Jehová el Señor es mi fortaleza, el cual hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar” (Habacuc 3:17-19 (RVR1960).

Decídete a alabar, adorar a Dios y darle gracias por Su cuidado y por Su fidelidad, no importa lo devastadora que sean las circunstancias. Empieza a mirar con el ojo de fe que es el futuro previsto en el Plan de Dios que Él por Su misericordia tiene para cada uno de nosotros. Cuando veas con tu ojo físico las devastaciones, el terror y el miedo, clama a Dios y empieza a mirar con tu ojo espiritual de fe lo bueno. Recuerda que Dios está y estará siempre al control de todo. Él siempre abrirá camino donde no existe ninguno para que pases en victoria. Jesucristo es la paz, Él cuida y guarda de ti y te trae buenas nuevas.

He aquí sobre los montes los pies del que trae buenas nuevas, del que anuncia la paz. Celebra, oh Judá, tus fiestas, cumple tus votos; porque nunca más volverá a pasar por ti el malvado; pereció del todo. Nahúm 1:15 (RVR1960).

En medio del caos y los conflictos, recuerdas que Dios nunca te hará pasar vergüenza en frente de ningún incircunciso. Levanta la cabeza, agárrate de Dios como nunca antes y alábalo en espíritu y en verdad. Dios pelea por ti y te brinda la paz. La paz que Dios nos brinda hoy no es la paz del mundo que es efímera. La paz de Dios perdura para siempre, por tanto, no temas y recibe la paz de Dios.

La paz de Dios es la plenitud total, integridad, salud, bienestar, seguridad, solidez, tranquilidad, prosperidad, perfección, descanso y armonía eso es la paz de Dios. Shalom viene de la raíz verbal shalam, que significa perfecto, pleno o completo. Por lo tanto, shalom representa mucho más que la ausencia de guerra o conflictos es la plenitud que toda la humanidad busca en estos últimos tiempos. En el Salmo 35:27, Dios se deleita en el shalom (el bienestar de Sus hijos). En Isaías 53:3 el castigo necesario para nuestra paz [shalom] fue impuesto sobre el Mesías. Los ángeles anunciaron, en Su nacimiento, que Jesús habría de ser Supremo Pacificador. De ahí su cántico:

“!Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!” (Lucas 2:14-17)

“Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:7 (RVR1960).

Palabra de Dios
Escrito por B. Flores
www.ministeriosdesanidad.org



Fuente Original: Nos Trajo Dios a Paz No a Miedo

Anterior PublicaciónEl pensamiento del Día
Siguiente Publicación¿Cómo está tu corazón hoy?