Nuestra ancla ante el miedo

Nuestra ancla ante el miedo

Leer: Isaías 51:12-16
La Biblia en un año: Salmos 4–6; Hechos 17:16-34

Yo, yo soy vuestro consolador… (v. 12).

¿Eres aprensivo? Yo sí. Casi todos los días, lucho con la ansiedad. A veces, parece que me preocupo por todo; cosas grandes y pequeñas. Una vez, cuando era joven, llamé a la policía porque mis padres se habían atrasado cuatro horas de camino a casa.

Las Escrituras nos instan permanentemente a no tener miedo. Debido a la bondad y el poder de Dios, a que envió a Jesús a morir por nosotros y a que su Espíritu Santo nos guía, el temor no debe controlarnos. Tal vez enfrentemos dificultades, pero el Señor ha prometido estar con nosotros en todo.

Isaías 51:12-16 me ha ayudado muchísimo en momentos de temor. Allí Dios le recuerda a su pueblo que, a pesar del tremendo sufrimiento, Él seguía a su lado. Independientemente de lo mal que parecía andar todo, el Señor les dijo a través del profeta Isaías: «Yo, yo soy vuestro consolador» (v. 12).

Me encanta esta promesa. Estas cinco palabras han sido un ancla emocionalmente estabilizadora para mi alma. Me he aferrado a ella muchas veces, cuando el temor me oprimía «constantemente» (v. 13). En ese pasaje, Dios me insta a que quite mis ojos del miedo, y mire con fe y dependencia a Aquel que «extendió los cielos» (v. 13), y que promete consolarnos. — Adam Holz

image.png

Señor, tú eres más grande que las luchas que enfrentamos. Ayúdame a aferrarme a tu promesa de darme consuelo.

La presencia consoladora de Dios supera nuestros temores.


Por: Nuestro Pan Diario