Buen Dia – Orar con Gozo

oracion-positiva
Cuando algo es una carga no se disfruta, si es el trabajo no terminara bien, si es una relación será tumultuosa, si es un compromiso será difícil de cumplir. Pero cuando algo se disfruta se hace con alegría, el trabajo se hará con gozo, las relaciones serán agradables y los compromisos serán una actividad más que hay que cumplir.
Esto también es aplicable a la oración, si buscas a Dios porque “te toca”, entonces tu relación con el Señor se volverá una carga y no producirá en ti fruto de bendición.
En nuestra relación con los demás, cuando encontramos personas que nos irritan; ¿Qué pasa por tu mente?, ¿deseas orar por esa persona o simplemente reniegas te quejas y refunfuñas de él o de ella?. Cuando la oración es una carga no llega al techo de tu casa; pero en tus manos está la capacidad para decidir cambiar esa situación.
Hoy te invito a recobrar la alegría al orar. Creo que la oración positiva, es decir, aquella en la que colocamos las peticiones en fe con gozo, tiene un gran poder porque está acompañada de la expectativa por un milagro. Esa oración puede marcar la diferencia en otra persona.
Te doy un secreto para cambiar tu manera de percibir a los demás, que se aplica también para cambiar la manera en que ves tu trabajo, compromisos y en general todo aquello en lo que no tengamos una buena opinión… es la oración.
Te reto a que empieces una jornada de oración por esas personas, por el trabajo, los jefes, los compañeros de trabajo, por los compromisos y que ores con gozo declarando bendición sobre cada uno de estos motivos de oración.
Creo con todo mi corazón que esta forma de orar tendrá dos efectos, ¡te cambiará a ti y podrá cambiar a la otra persona!.
En la Palabra de Dios se no enseña a orar por los demás con alegría, tal como lo hizo el apóstol Pablo en Filipenses capítulo 1 verso 4 cuando dijo “Siempre que oro, pido por todos ustedes con alegría” (NTV).
Ora para que el amor crezca en ti y en los demás; ora por sabiduría, para que siempre se tomen las decisiones correctas en todo lugar; ora por mantener la paz, para que los corazones estén siempre alegres y llenos de fe; ora porque los demás conozcan a Jesús como su Señor y salvador, porque esta es la voluntad de Dios.
Finalmente ora para que las bendiciones les lleguen a los demás, porque así también tu serás bendecido(a)
Oremos: “Señor, te presento hoy a cada persona que conozco, pongo en tus manos mi lugar de trabajo y los compromisos que tengo. Que la bendición tuya, tu amor, tu paz, tu prosperidad y gracia estén con todos los motivos de oración, lo creo y declaro en el nombre de Jesús, Amen”
Versículo: “Siempre que oro, pido por todos ustedes con alegría” Filipenses 1:4 (NTV).
Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com