PENSAMIENTO DIARIO – CUANDO SEAS ATACADO

Cuando percibas que el Adversario ha enfilado sus cañones hacia ti, no te molestes. Si te ha puesto en su mirilla es porque eres un enemigo peligroso para él. Mayor es el que es contigo que el que viene contra ti. ¡Colócate la Armadura de Dios, párate firme, resístele y ataca! No es por tu fuerza. Dios está contigo cual poderoso gigante, Es por el poder de Dios obrando en ti.  ¡Vencerás, la victoria será tuya! (Jorge L. Cintrón)