PENSAMIENTO DIARIO – LA ESCALERA

La vida cristina es como una escalera, que tiene su base en la tierra y su extremo superior llega al cielo. Cuando una persona hace su pública profesión de fe se sube a la escalera. De ahí en adelante comenzará a subir peldaño por peldaño hasta llegar al cielo. Se debe tener cuidado al ir subiendo por la escalera porque ciertamente se darán algunos traspiés y se descenderán varios escalones. Lo importante es que nunca uno se caiga de la escalera. Lo importante es que cuando se desciendan unos escalones uno se sostenga firmemente y comience a subir por la escalera nuevamente (Jorge L. Cintrón)