Thu, 20 February 2020

Piedra rustica

Piedra rustica
Inline image 1

La vida cristiana es una larga Carrera de resistencia donde cada día es necesario ejercitarnos con la Palabra de Dios, ella es el alimento que nos fortalece, nos pule y nos da vida. La Carrera debe ser siempre apoyada en los fundamentos de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Durante la Carrera vamos a encontrar hijos de Dios que van a correr rápido y sus resistencias no le dará para llegar a la Meta. Ellos decidieron correr la Carrera por sus propias cuentas por tanto, no necesitan ningún Entrenador. De igual manera sucede con muchos que han decidido buscar de Dios y correr la Carrera, pero no quieren dejarse pulir, como tampoco quieren someterse a las Instrucciones del Entrenador que es Dios. Por la desobediencia, ellos han decidido quedarse como diamantes rústicos y sin brillo, en cambio, los que corren la Carrera paso a paso son obedientes, se someten al llamado de Dios, y dondequiera que van brillan con la Luz del Señor. Ellos desarrollan perseverancia y saben obedecer las Instrucciones de Su Entrenador. El corredor o la corredora que obedece y se deja pulir por Su Entrenador llegarán a la Meta triunfante. Hoy el Señor nos invita a continuar con la Carrera de la Fe, Él es nuestro Entrenador por Excelencia, el que nunca ha perdido una Carrera.

Las Instrucciones del Señor son las herramientas necesarias para sobrepasar todo obstáculo que el enemigo nos lanza, Dios nos da las técnicas necesarias para no caer. Su Entrenamiento nos asegura llegar a la Meta con fortaleza y gozar de la vida eterna. El Entrenamiento del Señor nuestro Dios, es el que nos pule y nos transforma. Esta de nuestras parte si queremos dejarnos pulir por Dios. Hoy el Señor quiere pulirte como lo hizo con el apóstol Pedro. Pedro fue una piedra rústica, con muchas imperfecciones. Él fue una piedra ordinaria y sin valor pero cuando vino Jesús a su vida todo cambió. Pedro creyó por fe, él no renegó al llamado que Dios le ofreció. Pedro creyó en las promesas y vivió en las promesas de tal manera, que lo que antes era ordinario pasó a ser extraordinario. Jesús cambió a Pedro, lo pulió con exactitud, luego lo pasó por el fuego para quitarle toda oscuridad y pecado. Durante ese proceso lento de transformación, Pedro fue brillando con la Luz del Señor convirtiéndose en una piedra preciosa y de mucho valor. Esa misma transformación desea hacer Dios contigo si cree y le entrega todo a Él.

Mi pregunta son las siguientes: ¿Estás dispuesto a dejarte pulir por Dios? Si contesta sí, estás escogiendo la mejor respuesta que va a cambiar toda tu vida. Si nos dejamos moldear y pulir por Dios, todo pasado de dolor desaparece porque Dios se encarga de borrarlo. Cuando dejamos que Dios nos moldee, tenemos la seguridad de correr la Carrera de la Fe en victoria. El enemigo va a querer sacarnos del carril, pero Dios siempre extenderá Su Cetro de protección para defendernos y librarnos del mal.

¿Qué tipo de piedra eres? Espero que sea una piedra preciosa, pulida cada día por Las Manos de Dios. Dios desea que seamos de bendición y no de piedra de tropiezo. El Señor continúa haciendo la obra en nosotros, Él todavía continúa moldeándonos ypuliéndonos para cuando llegue el Gran Día de Su Venida nos encuentre brillando. La buena noticia es que hemos sido lavados yredimidos, Jesús pagó el precio por nuestras vasijas. Somos de Su propiedad, somos hijos de Dios. “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando Él se manifieste, seremos semejantes a Él, porque le veremos tal como Él es” (1 Juan 3:2 (RVR60).


Por B. Flores
www.ministeriosdesanidad.org

Publicador
Publicadorhttps://www.elversiculodeldia.com/
Salvo por gracia ❤ Dios es bueno y para siempre es Su misericordia!

SIGUENOS 🙂

97,607FansLike
2,379FollowersFollow
10,123FollowersFollow
1,320SubscribersSubscribe