Púlpito Evangélico – – ¿CUÁL ES TU PERSPECTIVA DE LA VIDA?

¿CUÁL ES TU PERSPECTIVA DE LA VIDA?

Pastor Jorge L. Cintrón

 

Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate.

Lucas 12:18-19

 

Teniendo en mente los siguientes dos versos del evangelio de Lucas Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate.”- (Lucas 12:18-19) formulo esta pregunta: “¿Cuál es tu perspectiva de la vida?”

 

Un hombre que tenía un poco de dinero tuvo el siguiente sueño. Se observó, en el sueño, en su hermoso sillón leyendo el periódico con fecha de la siguiente semana. Notó que estaba leyendo la sección del periódico relacionada con las finanzas. Una expresión de asombrosa alegría llenó su rostro mientras leía con satisfacción como las inversiones financieras que había hecho se habían multiplicado en gran manera. Cerró el periódico y comenzó a hacer planes de lo que haría con la fortuna que ahora tenía. Verdaderamente ahora era un millonario. Retomo el periódico y continuó leyéndolo. Al llegar a una de las últimas páginas del mismo una expresión de asombroso espanto llenó su rostro. Leyó en voz entrecortada: “Sentida nota de duelo Don –allí estaba escrito su nombre- ha fallecido y su cadáver estará expuesto en la funeraria…” No pudo continuar leyendo. Cerró sus ojos. Cuando los volvió a abrir se dio cuenta que estaba en su cama. Todo había sido un sueño, pero de sus ojos comenzaron a brotar un caudal de lágrimas.

 

Yo confío en Dios

Aunque mi cuerpo desfallezca y las fuerzas me falten, yo confío en Dios.

Aunque mis amigos me desamparen y me dejen a mi propia suerte, yo confío en Dios.

Aunque ruja la tempestad y el cielo esté obscuro, yo confío en Dios.

Aunque las fieras ondas de la vida amenacen y el peligro me rodee, yo confío en Dios.

Aunque la miseria me abata y tenga hambre en este mundo, yo confío en Dios.

Aunque mi esperanza se esfume y mis ilusiones se tronchen, yo confío en Dios.

Aunque mis planes fracasen y se trunquen todos mis propósitos, yo confío en Dios.

Aunque el enemigo arrecie y embista nuevamente contra mi, yo confío en Dios.

Aunque el pecado aparezca victorioso ante los ojos de los hombres, yo confío en Dios.

Aunque los impíos se enseñoreen y los santos sean menospreciados, yo confío en Dios.

Aunque el escarnio me humille y se lancen vituperios contra mí, yo confío en Dios.

Aunque los malos prosperen y los justos estén empobrecidos, yo confío en Dios.

Aunque la muerte me cerque y vea ya próximo el fin de mi vida, yo confío en Dios.

 

Pablo le escribió a la Iglesia en Corinto “Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor (porque por fe andamos, no por vista); pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor. Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.” (2 Corintios 5:6-10)

 

Jesús aprovechó una pregunta que le hace una persona de la multitud que iba tras Él para presentar una parábola. La parábola del rico insensato es presentada solamente en el. Evangelio de Lucas.

Una parábola es una historia corta que utiliza situaciones conocidas para presentar una verdad espiritual. Las parábolas por lo regular presentan –una sola verdad espiritual- No es adecuado alegorizar, esto es, convertir las parábolas en alegorías. Una alegoría es un una historia que utiliza una sucesión de metáforas para expresar varias enseñanzas. Hay intérpretes que pretenden encontrar una serie de simbolismos y varias verdades espirituales en las parábolas. Podríamos estar torciendo la interpretación bíblica. Es atractivo para aquellas personas que predicamos interpretar de forma alegórica las parábolas porque así podemos encontrar material para nuestros mensajes, pero esto no es correcto.

 

La enseñanza que presenta la parábola del rico insensato es que la seguridad del ser humano no radica en la acumulación de bienes materiales, sino en la búsqueda y vivencia del reino de Dios.

Ésta parábola presenta dos aspectos interesantes sobre este hombre que te podrían ayudar a reflexionar sobre la pregunta que te lance –¿Cuál es tu perspectiva de la vida?-

 

Primeramente es interesante notar como el hombre de la parábola habla. Su perspectiva al hablar es  la primera persona: 1) mis frutos; 2) mis bienes; 3) mis graneros; y 4) mi alma Mas adelante el evangelista Lucas va a presentar que un hombre rico se va acercar a Jesús diciéndole: “Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?” (Lucas 18:18-23) A través  de un dialogo entre este hombre y Jesús se descubre que esta persona había guardado los mandamientos desde sus juventud. Jesús, sorpresivamente para muchos, le dice “Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme.” (Lucas 18:22)  Aquel hombre se fue y no siguió a Jesús. No pudo entender que para heredar la vida eterna su perspectiva tenía que cambiar.

 

La perspectiva de los que son herederos del reino de los cielos es ver más allá de ellos mismos. No es bendíceme Dios, es hazme Dios una fuente de bendición para otros.

 

Segundo, su perspectiva era no ver más allá de este mundo. Todos sus planes eran para esta vida. “Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate.” (Lucas 12:18-19)

 

Jesús al finalizar la presentación de esta parábola hace una disertación sobre la ansiedad. Presenta en esa disertación dos ejemplos: 1) los cuervos; y 2) los lirios del campo.

 

Los primeros dice Jesús: “ni siembran, ni siegan, ni tienen despensa, ni granero, y Dios los alimenta”. (Lucas 12:24)

 

“Sobre los segundos dice Jesús: “no trabajan, ni hilan; mas os digo, que ni aún Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos”. (Lucas 12:27)

 

La perspectiva de los que son herederos del reino de los cielos es una perspectiva espiritual. “Mas buscad primeramente el reino de Dios y todas estas cosas os serán añadidas.” (Lucas 12:31)

 

La perspectiva de la mayoría de las personas que no han conocido a Jesucristo se puede resumir así: Yo y aquí La perspectiva de los que seguimos a Jesús debe ser: Ver más allá de nosotros mismos. Ver a los otros. Somos llamados, también, a mirar con una perspectiva espiritual.

 

Este mensaje será presentado el domingo 14 de julio de 2019 a las 10:15am en el Pabellón de Oración de la Primera Iglesia Bautista de Cayey.

 

Jorge Cintron
Jorge Cintronhttps://www.elversiculodeldia.com
Pastor en Primera Iglesia Bautista de Cayey, Puerto Rico

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.