Púlpito Evangélico – CUIDANDO EL TERRENO DE MI CORAZÓN

CUIDANDO EL TERRENO DE MI CORAZÓN

Pastor Jorge L. Cintrón

 

Otra vez comenzó Jesús a enseñar junto al mar, y se reunió alrededor de él mucha gente, tanto que entrando en una barca, se sentó en ella en el mar; y toda la gente estaba en tierra junto al mar. Y les enseñaba por parábolas muchas cosas, y les decía en su doctrina: Oíd: He aquí, el sembrador salió a sembrar; y al sembrar, aconteció que una parte cayó junto al camino, y vinieron las aves del cielo y la comieron. Otra parte cayó en pedregales, donde no tenía mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra. Pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Otra parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron y la ahogaron, y no dio fruto. Pero otra parte cayó en buena tierra, y dio fruto, pues brotó y creció, y produjo a treinta, a sesenta, y a ciento por uno. Entonces les dijo: El que tiene oídos para oír, oiga.” Marcos 4:1-9

 

Jesús narró la siguiente historia a la gente que lo seguía: “Un agricultor salió a sembrar trigo. Mientras sembraba, algunas semillas cayeron en el camino. Poco después vinieron unos pájaros y se las comieron. »Otras semillas cayeron en un terreno con muchas piedras y poca tierra. Como la tierra era poco profunda, pronto brotaron plantas de trigo. Pero como las plantas no tenían buenas raíces, no duraron mucho tiempo, pues al salir el sol se quemaron. »Otras semillas cayeron entre espinos. Cuando los espinos crecieron, ahogaron el trigo y no lo dejaron crecer. Por eso, las semillas no produjeron nada. »En cambio, otras semillas cayeron en buena tierra y dieron espigas que crecieron muy bien y produjeron una excelente cosecha. Algunas espigas produjeron treinta semillas, otras sesenta, y otras cien».”

 

El agricultor de esta historia esta utilizando el método voleo para sembrar en un gran terreno. Ese era método utilizado en esa época para sembrar. Los agricultores iban por el terreno lanzando puñados de semillas que sacaban de unos sacos grandes que llevaban colgados de los hombros. Por diestros que fueran los agricultores, no podían evitar que las semillas cayeran en el camino o entre las piedras y las espinas, ni que las arrastrara el viento. Su meta era lograr que el mayor porcentaje de semillas echara raíz en el buen terreno, pero había pérdidas inevitables cuando algunas de las semillas caían en lugares menos productivos.

 

Esta es una conocida parábola de Jesús que es recogida por  los tres (3) evangelios sinópticos; Mateo, Marcos y Lucas. Una parábola es una historia corta que utiliza situaciones conocidas para presentar verdades espirituales. Las parábolas por lo regular presentan –una verdad espiritual-. El mensaje central de la parábola del sembrador, que es como se conoce esta parábola es que el evangelio del reino llegará con diverso grado de éxito al corazón humano.

 

Jesús hace una explicación de esta parábola. Jesús también explicó solamente otra parábola; la del trigo y la cizaña. Al explicar esta parábola del sembrador Jesús va a señalar que la semilla es la Palabra de Dios. Señala también que hay tres razones que evitan que la Palabra de Dios tenga éxito en el corazón humano. Primera razón: la dureza del corazón que permite que antes que la Palabra de Dios tenga éxito Satanás la pueda arrancar. Segunda razón: los problemas que se anidan en el corazón que no permiten que la Palabra de Dios penetre profundamente en una vida. Tercera razón: las prioridades que dirigen las actuaciones del corazón que ahogan la vida cristiana.

 

Leí en una ocasión esta historia:

 

Un hombre, señalaba, que una noche había invitado a Jesucristo a que entrara en su corazón. Su entrada no fue algo espectacular ni emocional, sino algo profundamente real. En el centro mismo de mi vida había ocurrido algo. El Señor entró en las tinieblas  de mi corazón y prendió la luz. Puso lumbre en el hogar y ahuyentó el frío. Sin embargo Cristo todavía no había hecho lo que Él es capaz de hacer.

 

-Me imaginaba mi corazón como una cosa que seguía siendo mía y que le permitía a Él que entrara poco a poco en cada una de mis habitaciones. Pero un día vino este pensamiento y le dije: -Señor, ¿hay la posibilidad de que tomes a tu cargo la dirección de toda la casa y obres en ella como Tú quieras?

-Él me contestó: – Yo no soy más que un invitado. No tengo autoridad para proceder. Tu corazón es una casa que es tuya.

 

En ese momento caí de rodillas y le dije:

 

– Señor, Tú has sido el invitado y yo dueño de la casa. Desde ahora yo voy a ser el sirviente y Tú vas a ser el Señor. ¡Qué alivio y qué victoria! ¡Cómo han cambiado las cosas desde que Jesucristo ha hecho de mi corazón su hogar!

 

Hay veces que Dios quiere hacer cosas hermosas en nuestras vidas pero hay áreas que no hemos rendido a Dios. Uno de los casos más extraordinarios que La Biblia nos presenta es la de aquel creyente llamado Simón que vivía en Samaria y había ejercido la magia (Hechos 8:9-24) Su historia nos dice que Simón también creyó, se bautizó y estaba siempre con Felipe (Hechos 8:13) Me gusta decir de Simón que era como el ayudante de Felipe. ¿Qué paso que pecó de una forma tan tremenda? Viendo a  los apóstoles imponer las manos para que los que estaban en Samaria recibieran el Espíritu Santo quiso comprar con dinero ese don del Espíritu

 

La Biblia no nos dice por qué cometió tan atroz pecado que los apóstoles le dijeron: “No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios. Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizá te sea perdonado el pensamiento de tu corazón; porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás.” (Hechos 8:21-23) Entiendo que todavía en la vida de Simón quedaba pecado y el pecado endurece el corazón.

 

El escritor de Hebreos exhorta en su carta de la siguiente forma "Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado. Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio, entre tanto que se dice: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación.” (Hebreos 3:12-15)Tan pronto nos apercibimos de que hemos pecado debemos confesar delante de Dios nuestra falta para no darle lugar a Satanás que endurezca nuestro corazón porque podemos poner en peligro el éxito que Dios quiere para nuestras vidas. El salmista escribió: Examíname, Oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno.” (Salmo 139:23,24)

 

Hay veces que Dios quiere hacer cosas hermosas en nuestras vidas pero  los problemas que se anidan en el corazón no permiten que la Palabra de Dios penetre profundamente. Jesús llamó a un hombre para que lo siguiera y este le dijo deja que resuelva el problema de mi padre y luego te sigo. (Lucas 9:59,60) Aunque puedo elaborar una serie de argumentos para que se entienda que el padre de ese hombre todavía no había muerto en realidad no lo voy a hacer. El punto es este; no se puede permitir que los problemas de la vida no permitan que haya profundidad espiritual en uno. Hay creyentes que permiten que buscando solución a sus problemas se desvíe su mirada de Jesucristo.

 

Recuerde esa porción del Sermón del Monte que dice así: “Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 31No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.”   (Mateo 6:25-34)

 

El joven rico quería tener la vida eterna pero no estuvo dispuesto a tener las prioridades de un seguidor de Jesús. (Mateo 19:16-22) Sus riquezas ahogaron su deseo de tener la vida eterna. Al ser confrontado con los valores de la vida eterna y los valores del mundo: los valores del mundo pudieron más que los valores de la vida eterna.

 

Así hay personas que llegan a la iglesia. Que la iglesia no reclame mucho de mí porque  yo tengo tantos compromisos familiares, de trabajo, sociales, etc. “Hay que sacar tiempo para la familia, no se puede estar mucho tiempo en la iglesia.” Colocan a Dios en una esquina y quieren que Dios los coloque a ellos en el centro.

 

No permita que el terreno de su corazón se dañe. El pecado endurece el corazón, los problemas desvían la mirada de Cristo y los afanes del mundo ahogan la fe.

 

O T A:Este mensaje será presentado el domingo 6 de agosto de 2017 a las 7:30pm en el Pabellón de Oración de la Primera Iglesia Bautista de Cayey.

Jorge Cintron
Jorge Cintronhttps://www.elversiculodeldia.com
Pastor en Primera Iglesia Bautista de Cayey, Puerto Rico

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.