Púlpito Evangélico – EL REY VENDRÁ OTRA VEZ

EL REY VENDRÁ OTRA VEZ

PASTOR, JORGE L. CINTRÓN

 

“Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.” Hechos 1:10–11

 

Durante cuarenta (40) días el Jesús resucitado se les estuvo apareciendo a sus discípulos. El último contacto físico de los discípulos con el Jesús resucitado fue en el Monte de los Olivos. Allí Jesús le dio sus últimas indicaciones: 1) Esperen, no se vayan de Jerusalén; 2) Esperen la promesa del Padre, la cual oísteis de mí. Seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días. “Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”.(Hechos 1:8) Luego, Jesús fue alzado y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. “Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.” (Hechos 1:10–11). Ellos regresaron contentos a Jerusalén

 

La iglesia naciente sale con dos (2) expectativas del Monte de  los Olivos  –Monte de la Ascensión– 1) La llegada del Espíritu Santo, la cual fue satisfecha diez (10) días después en el Aposento Alto. 2) El retorno de Jesucristo a la tierra.

 

La iglesia naciente esperaba el retorno de Jesucristo de forma inminente. Algo que no ocurrió.

 

Los relatos bíblicos me permiten afirmar que después de que Jesús ascendiera solamente tres (3) personas han podido ver al Cristo Glorificado. Esteban mientras era martizado, “Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios”. (Hechos 7 55,56) Saulo, en el camino de Damasco. Juan, en sus visiones del libro de Apocalipsis.

 

La demora en el retorno del Cristo Glorificado ha causado que surjan diversas interpretaciones bíblicas sobre ese evento. No obstante toda la iglesia cristiana afirma la esperanza del retorno de Cristo.

 

El vidente Juan presenta en el Apocalipsis una hermosa visión del retorno de Jesús.

 

“Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SE~NOR DE SE~NORES. Y vi a un ángel que estaba en pie en el sol, y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: Venid, y congregaos a la gran cena de Dios, para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes. Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército. Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.” (Apocalipsis 19:11-21)

 

Juan, el vidente, ve el cielo abierto. Ve un caballo blanco

 

¿Quién cabalga ese caballo?

 

El que monta ese caballo se llama: 1) FIEL Y VERDADERO, 2) EL VERBO DE DIOS, y 3) REY DE REYES

 

¿Cómo era el que cabalgaba? Sus ojos como llama de fuego. Tenía en su cabeza muchas diademas. Su ropa está teñida de sangre. De su boca sale una espada aguda

 

Juan ve también a un ángel en pie en el Sol. Lo oye clamar a gran voz a todas las aves que vuelan en medio del cielo diciendo: “Venid, y congregaos a la gran cena de Dios, para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes.”

 

La iglesia espera que: EL FIEL Y VERDADERO, EL VERBO DE DIOS, EL REY DE REYES irrumpa desde los cielos y derrote al Dragón, a la Bestia o Anticristo, al Falso Profeta y a todos los le siguen. Todos ellos serán derrotados

 

El que cabalga sobre el caballo blanco es El Rey,

 

Los nombres del que cabalga sobre este caballo blanco son:

 

FIEL Y VERDADERO, los que seguimos a Jesús podemos confiar plenamente en sus promesas seguros de que Él ha de cumplir todo lo que nos ha prometido

 

EL VERBO DE DIOS, revela su divinidad porque en “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

 

REY DE REYES, Él vendrá a reinar sobre todas las naciones

 

El final de esta batalla será que el Anticristo y el Falso Profeta serán lanzados dentro de un lago de fuego que arde con azufre. Satanás será encadenado. Luego después que pase un tiempo Satanás será lanzado en ese lago de fuego. Al final de los tiempos el que no se halle su nombre escrito en el Libro de la Vida será lanzado a ese lago de fuego que arde con azufre. El final de esta batalla será que Jesucristo y su iglesia reinarán sobre las naciones

 

 

La iglesia naciente sale con dos (2) expectativas del Monte de  los Olivos  –Monte de la Ascensión–: 1) La llegada del Espíritu Santo, la cual fue satisfecha diez (10) días después en el Aposento Alto, y 2) El retorno de Jesucristo a la tierra.

 

¡Un día el Rey vendrá otra vez!

 

 

(Este mensaje fue presentado el domingo 12 de abril de 2020 a las 7:30pm a través de Facebook Live en la página de Jorge L Cintron. Séptimo mensaje de la CRUZADA DE SEMANA SANTA ONLINE)

Jorge Cintron
Jorge Cintronhttps://www.elversiculodeldia.com
Pastor en Primera Iglesia Bautista de Cayey, Puerto Rico

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.