Púlpito Evangélico – MARÍA BENDITA ENTRE LAS MUJERES

MARÍA BENDITA ENTRE LAS MUJERES

Pastor, Jorge L. Cintrón

 

 y exclamó a gran voz, y dijo: Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre.

Lucas 1:42

 

La Biblia presenta tres (3) expresiones que Jesús dirigió a María su madre:

 

“¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?”

“¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora

”Mujer, he ahí tu hijo

 

La figura de la virgen María es una que ha levantado las expresiones más emotivas entre los cristianos católicos y los cristianos evangélicos.

 

La Iglesia Católica Romana ha desarrollado con el decorrer de los años unos conceptos en torno a la figura de la virgen María que han evolucionado en unos esquemas llamados mariología.

 

Los conceptos básicos de la mariología son:

 

la virginidad perpetua de María,

la virgen María; Madre de Dios y Madre de la Iglesia;

la inmaculada concepción de la virgen María;

la asunción de la virgen María;

la virgen María como corredentora, mediadora y auxiliadora.

además de estimular la repetición del rosario.

 

Las devociones a la virgen pueden ser múltiples. Las mismas surgen de ciertos misterios y/o hechos históricos que se le atribuyen a la madre de Jesús. A través de esa diversidad de devociones siempre se venera, según la práctica de la Iglesia Católica Romana, claramente a la única madre del Señor.

 

Peter Wagner escribió en el libro COMO ENFRENTAR A LA REINA DEL CIELO que la Santa Sede tiene registrado más de 2800 nombres que corresponden a las imágenes representantes de María la madre de Jesús, conocida en todo el continente como Madre de Dios y Reina del Cielo.”

 

Jesús nunca utilizó la palabra madre para referirse a María. El utilizó la expresión mujer (guynai). La utilizó en la fiesta de boda en Canán y desde la Cruz.

 

No hay palabra en el idioma español que pueda recoger el significado de la palabra guynai. Esta palabra expresa un respeto amable. Lo importante es que Jesús teniendo la oportunidad de dirigirse a María utilizando la palabra madre no lo hizo. Aunque María había sido el instrumento utilizado por Dios para su encarnación; aunque ella había cumplido con todas las prácticas ceremoniales necesarias por su nacimiento; y aunque había crecido en sujeción a ella y a José;

 

José y María cumplieron tres (3) exigencias de la ley judaica relacionadas con el nacimiento de Jesús: 1) la circuncisión de Jesús , 2) la redención de Jesús como hijo primogénito ; y 3) la purificación de María .

 

Los judíos que vivían dentro de los treinta (30) kilómetros de Jerusalén debían ir allí para la Pascua. A los doce (12) años Jesús hizo esa peregrinación. Al iniciarse el viaje  de regreso Jesús se mantuvo escuchando a los doctores de la ley. Al percatarse José y María de la ausencia de Jesús en la comitiva de peregrinos se regresaron y lo encontraron en el templo. María le preguntó: “Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia”. La respuesta de Jesús fue: “¿Por qué me buscabais? ¿No sabías que en los negocios de mi Padre me conviene estar?”. Esa respuesta marca una diferencia entre su relación con José-María y Dios su Padre. Señala una claridad de Jesús sobre su naturaleza humana y divina.

 

Utilizando el vocabulario paulino podríamos señalar “Jesús siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres”.

 

Jesús establece el lugar que le correspondía  a María. Era su madre; el instrumento utilizado para la encarnación del Verbo de Dios. Hasta ahí llegaba la participación materna de María en su ministerio. No obstante Él se sujetó a José y María mientras crecía en sabiduría, estatura y gracia para con Dios y los hombres.

 

José y María no entendieron aquella respuesta. Aún así, María guardaba todas estas cosas en su corazón.

Jesús coloca un distanciamiento entre su ministerio y ella.

 

Jesús hizo provisión de vino en la boda de Caná, no obstante le dijo a María: “¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora”La transformación del agua en vino fue principio de señales y sus discípulos creyeron en Él. Su madre y sus hermanos aunque estuvieron allí; el evangelista no afirma que creyeron en Él como lo hicieron sus discípulos.

 

El evangelista Juan posteriormente va a afirmar que los hermanos de Jesús no creían en Él . Probablemente es por esto que Jesús, muerto José, expresó desde la Cruz: “Mujer he ahí tu hijo; he ahí tu madre”.

 

Ante el aviso que le hacen algunas de las personas de que su madre y sus hermanos le han venido a buscar, Jesús responde con la pregunta: “¿Quién es mi madre y mis hermanos?” Nuevamente Jesús establece distancia hacia ellos. Responde a la pregunta mirando a los que están alrededor de Él diciendo: “He aquí a mi madre y a mis hermanos. Quien hiciere la voluntad de mi Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre”.

 

El evangelista Lucas recoge la expresión de una mujer que en un momento se encuentra en una multitud y levanta la voz para decir: “Dichoso el seno que te llevó y los pechos que mamaste”. Jesús reacciona a esa expresión: “Más bien dichosos los que oyen la palabra de Dios y la guardan”.

 

Una palabra profética iniciada en el huerto del Edén recorre a través de La Biblia. Jehová Dios sentenció que de la simiente de la mujer surgiría quien derrotaría a Satanás. Pablo al escribir la epístola a la iglesia en Galacia afirma; “mas al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley”.

 

Abraham fue elegido para ser el padre de la nación en la cual nacería la simiente que derrotaría a Satanás .

 

David fue elegido para que de su familia naciera la simiente que derrotaría a Satanás .

 

María fue elegida para que a través de ella naciera la simiente que derrotaría a Satanás .

 

El discurso de la fe  presenta una galería de héroes de la fe. Hombres y mujeres que sirven como estímulo para vidas consagradas. Muchas fueron personas que permanecieron fieles a Dios aún bajo circunstancias difíciles.

 

La fe de María no es ninguna excepción. Su respuesta a su elección de que iba a ser la madre del Salvador del mundo fue recibida con una fiel sumisión a Dios,

 

La elección divina de María hace que ella magnifique la grandeza de Dios. En un cántico hermoso  exclama:

“Engrandece mi alma al Señor; y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. Porque ha mirado la bajeza de su sierva”. Ella se siente indigna del honor que Dios le hace al colocarla junto a los grandes piadosos de Israel. Su elección fue producto de la gracia divina. Un regalo benevolente del amor de Dios.

 

María magnifica el carácter y la misericordiosa disposición de Dios hacia los que lo reverencian. Magnifica su soberanía y su amor por los humildes. Magnifica a Dios por su misericordia especial para Israel. María magnifica a Dios porque siendo una doncella humilde la eligió para que fuera el instrumento para el nacimiento de aquel que derrotaría a Satanás.

 

El ángel Gabriel le dijo a María: “Bendita tú entre las mujeres”. Elizabeth, su pariente, le dijo a María: “Bendita tú entre las mujeres”

 

¿Por qué es bendita María? Bendita porque fue la madre de Jesús


Jorge Cintron
Jorge Cintronhttps://www.elversiculodeldia.com
Pastor en Primera Iglesia Bautista de Cayey, Puerto Rico

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.