Púlpito Evangélico – Preparados para aquel día

PREPARADOS PARA AQUEL DÍA

Pastor Jorge L. Cintrón

 Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.” Hechos 1:10,11

 

Mientras los discípulos estaban mirando al cielo la ascensión de Jesús dos varones con vestiduras blancas se pusieron junto a ellos y les dijeron ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

 

La Segunda Venida de Cristo es una de las grandes enseñanzas del cristianismo. La Segunda Venida de Cristo es una de las enseñanzas del cristianismo que ha provocado varias tendencias interpretativas. Aunque esto es así la iglesia no debe ignorarla. Todo lo contrario debe provocar esperanza en la iglesia y debe impulsarla a la tarea evangelística.

 

Probablemente el martes de la última semana del ministerio terrenal de Jesús, poco antes de ponerse el Sol, este tiene un largo discurso con sus discípulos. Al salir del templo los discípulos y estar con Él en el Monte de los Olivos le hacen tres preguntas 1) ¿Cuándo serán estas cosa?; refiriéndose a la destrucción de Jerusalén; 2) ¿Qué señal habrá de tu venida? y 3) ¿Qué señal habrá del fin del mundo? Es que Jesús al salir del templo de Jerusalén le había dicho a los discípulos ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada.” (Mateo 24:2)

 

El capítulo 24 de Mateo presenta la respuesta de Jesús a esas tres preguntas. Este capítulo es difícil de interpretar porque Jesús va a entrelazar la destrucción de Jerusalén y su Segunda Venida

 

Una lectura de ese capítulo 24 de Mateo podría llevar a hacer esta división del mismo:

 

La destruccion de Jerusalen y del templo

 

1Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo.

Respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada.

15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda),

16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes.

17 El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa;

18 y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa.

19 Mas !!ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!

20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo;[a]

21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.

22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.

34 De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.

35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.”

 

La segunda venida

 

 

3 Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?

14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

27 Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre.

28 Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas.

29 E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.

30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.

31 Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

32 De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.

33 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.

36 Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.

37 Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.

38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca,

39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.

40 Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado.

41 Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada.

42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.

43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa.

44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

45 ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?

46 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.

47 De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá.

48 Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir;

49 y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos,

50 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe,

51 y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.”

 

Los restantes versículos son unas Advertencias generales

 

Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe.

Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.

Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.

Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.

Y todo esto será principio de dolores.

Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre.

10 Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán.

11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;

12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.

13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

23 Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis.

24 Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.

25 Ya os lo he dicho antes.

26 Así que, si os dijeren: Mirad, está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis.”

 

La destrucción del templo y de Jerusalén sucedió en el años 70 DC. En el año 66 DC se inició una revuelta judía contra Roma en el norte de Israel. El emperador Nerón encargó la campaña para reprimir esa revuelta al general Vespasiano. Este logró en el 68 DC aplastar la resistencia judía en el norte. Los líderes judíos consiguieron escapar a Jerusalén.  En el año 69 DC Vespasiano fue nombrado emperador de Roma, dejando a su hijo Tito, de veintinueve años, a cargo del asedio y la toma de Jerusalén. El asedio de Jerusalén fue más duro de lo que Tito esperaba. Al no poder romper la defensa de la ciudad en un solo asalto, el ejército romano se vio obligado a sitiarla, estableciendo un campamento en las afueras. La cercada Jerusalén carecía de agua y alimentos suficientes para todos los sitiados, tomando en cuenta que muchos centenares de peregrinos habían llegado en meses pasados para celebrar la Pascua judía, pero ahora los romanos les impedían por la fuerza salir de la ciudad, con el fin que estos peregrinos causaran mayor presión sobre la menguada existencia de provisiones. En el verano del año 70 DC los romanos, tras romper las murallas de Jerusalén, entraron y saquearon la ciudad. Atacaron, en primer lugar, la fortaleza Antonia y seguidamente ocuparon el Templo, que fue incendiado y destruido.

 

Al instruir sobre la destrucción de Jerusalén y la del templo Jesús utiliza la expresión de Daniel de “abominación desoladora”

 

En el año 170AC. el rey Sirio Antioco Epifanes IV decidió erradicar el judaísmo e introducir la religión y manera de vivir griega. Capturó Jerusalén y profanó el templo erigiendo un altar a Zeus y ofreciendo sobre él carne de cerdo.

 

La caída de Jerusalén y la destrucción del templo sucedió dentro del tiempo profetizado por Jesús: “una generación”. Una generación son cuarenta (40) años. Jesús hizo esa profecía en el año 33 DC. Jerusalén y el templo cayeron en el año 70 DC.

 

La “abominación desoladora” es una expresión que Jesús utiliza de forma metafórica. Esa expresión se refiere a la próxima destrucción del templo. Ese templo fue arrasado casi literalmente en el año 70 DCAllí  actualmente se encuentra erigida la Cúpula de la Roca o el Domo de la Roca. Un monumento islámico situado en Jerusalén, en el centro del Monte del Templo. Los credos judío y cristiano afirman que ese lugar fue donde Abraham estuvo a punto de sacrificar a su hijo y donde Jacob vio a su vez la escalera al cielo, según los relatos del Génesis. El Islam recoge también la tradición del sacrificio de Abraham, aunque en la versión islámica el hijo no era Isaac sino el primogénito, Ismael. Según la tradición judía desde esta primera piedra se construyó el mundo. Allí fue erigida la parte más sagrada del templo de Jerusalén.

 

La advertencia de Jesús a sus discípulos al hablar de la destrucción de Jerusalén y del templo es estad preparados para aquel día y cuando vean las señales huid de Jerusalén.

 

IV- La  Segunda Venida de Cristo

 

Se puede notar que cuando Jesús habla de la Segunda Venida de Cristo utiliza algo del estilo de la literatura apocalíptica.

 

27 Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre. 28 Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas. 29 inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. 30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo;”

 

Este vocabulario no se puede tomar literalmente.

 

La enseñanza básica de Jesús sobre su Segunda Venida es que nadie sabe el día y la hora en que este evento ocurrirá. Jesús señala que el evangelio –las buenas nuevas que el ha traído- serán predicadas en todo el mundo antes que acontezca su Segunda Venida. Su enseñanza es que hay que estar preparados para aquel día.

 

Los versículos 4 al 13 y 23 al 26 de Mateo 24 no pueden ser adjudicados específicamente a la destrucción de Jerusalén y del templo o a la Segunda Venida de Cristo. Preferiblemente deben ser tomados como advertencias que se pueden aplica a ambas sucesos.

 

Las advertencias son cuatro (4)

 

Jesús le dice a los discípulos no se dejen engañar. Tampoco la iglesia del siglo 21 se puede dejar engañar.

 

1) Mirad que nadie os engañe.

 

Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.

Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis.

Vendrán falsos Cristos.

23 Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis.

24 Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.

25 Ya os lo he dicho antes.

26 Así que, si os dijeren: Mirad, está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis.”

 

2) Habrá guerras y rumores de guerra.

 

“6 Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.

Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.

Y todo esto será principio de dolores.”

 

3) Seréis perseguidos

 

Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre.

10 Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán.”

 

Jesús continúa hablando con sus discípulos; después de haberle hecho los señalamientos sobre la destrucción de Jerusalén y del templo; y su Segunda Venida; le presenta tres (3) parábolas: 1) Parábola de las diez vírgenes; Mateo 25:1-13; 2) Parábola de los talentos, Mateo 25:14-30; 3) Parábola del juicio de las naciones; Mateo 25:31-46. Esta última porción bíblica es tratada por muchos estudiosos como una que presenta lo que acontecerá en el juicio al cual serán sometidos los sobrevivientes de la Guerra de Armagedon. El señalamiento que se realiza es que los sobrevivientes de esa Guerra serán juzgados sobre como se comportaron con Israel durante el tiempo de la Gran Tribulación. Para efectos de la exposición que estoy haciendo la trataré como una parábola.

 

Una parábola, en términos sencillos, es una narración que presenta una verdad espiritual. Asi que Jesús finaliza su último discurso, según Mateo, con tres verdades espirituales. A los predicadores les encanta tomar las parábolas y comenzar a dar explicaciones de cada mínimo detalle haciendo de la parábola una alegoría.

 

Estas verdades espirituales deben ser utilizadas por la iglesia del siglo 21 con una proyección hacia la Segunda Venida de Cristo o el Fin de los tiempos. Entiendo esto porque la destrucción de Jerusalén y del templo son eventos que ya se realizaron.

 

Las enseñazas son:

 

1) Parábola de las diez vírgenes; Mateo 25:1-13

 

La iglesia y el creyente deben de estar siempre preparados para la Segunda Venida de Cristo o el Fin de los Tiempos porque este evento puede surgir en cualquier momento.

 

2) Parábola de los talentos, Mateo 25:14-30

 

La iglesia y el creyente mientras esperan la Segunda Venida de Cristo o el Fin de los Tiempos deben ser buenos administradores de las tareas que Cristo les ha encomendado. Tendrán que dar cuenta de su labor. “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.” (1 Corintios 3:11-15)

 

Parábola del juicio de las naciones; Mateo 25:31-46

 

La iglesia y el creyente mientras esperan la Segunda Venida de Cristo o el Fin de los Tiempos deben servir a los necesitados.

 

La Segunda Venida de Cristo es una de las grandes enseñanzas del cristianismo. La Segunda Venida de Cristo es una de las enseñanzas del cristianismo que ha provocado varias tendencias interpretativas. Aunque esto es así la iglesia no debe ignorarla. Todo lo contrario debe provocar esperanza en la iglesia y debe impulsarla a la tarea evangelística.

 

Mientras ese evento llega la iglesia y el creyente deben ser buenos administradores de las tareas que Cristo les ha encomendado; deben servir a los necesitados; así es que se está preparado par aquel día.

 

La iglesia y creyente  no se pueden dejar engañar. Vendrán falsos Cristos. Habrá guerras y rumores de guerra. Seremos perseguidos.

 

Debemos alentarnos los unos a los otros porque ahora nuestra redención esta más cerca. Maranatha. ¡Ven Señor Jesús!


Jorge Cintron
Jorge Cintronhttps://www.elversiculodeldia.com
Pastor en Primera Iglesia Bautista de Cayey, Puerto Rico

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.