Púlpito Evangélico – – RECIBIDO EN CASA

RECIBIDO EN CASA

PASTOR, JORGE L. CINTRÓN

 

“Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.” LUCAS 15:20

 

 

El evangelista Lucas recoge en su libro una parábola de Jesús sobre un hijo que abandona su casa. Esta parábola para mí tiene tres (3) partes

 

La primera parte presenta la historia del hijo menor que toma la decisión de abandonar la casa paterna. Le dice al Padre: “Dame la parte de la herencia que me toca.” El padre repartió los bienes entre sus hijos. Pocos días después este hijo menor vendió su parte de la propiedad, y con ese dinero se fue lejos, a otro país, donde todo lo derrochó llevando una vida desenfrenada. Cuando ya se lo había gastado todo, hubo una gran escasez de comida en aquel país, y él comenzó a pasar hambre. Fue y le pidió trabajo a un hombre del lugar, que lo mandó a sus campos a cuidar cerdos. Tenía ganas de llenar su vientre con las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie se las daba. Pensó: “¡Cuántos trabajadores en la casa de mi padre tienen comida de sobra, mientras yo aquí me muero de hambre! Se dijo: “Regresaré a casa de mi padre, y le diré: Padre mío, he pecado contra Dios y contra ti; ya no merezco llamarme tu hijo; trátame como a uno de tus trabajadores.” Se puso en camino y regresó a la casa de su padre.

 

La segunda parte presenta la manera en la cual el padre de este muchacho lo recibe cuando regresa a la casa. Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y sintió compasión de él. Corrió a su encuentro, y lo recibió con abrazos y besos. El padre ordenó a sus criados: “Saquen pronto la mejor ropa y vístanlo” “Pónganle también un anillo en el dedo”.“Pónganle sandalias en los pies”. “Traigan el becerro más gordo y mátenlo”. ¡Vamos a celebrar esto con un banquete!

 

La tercera parte de esta parábola presenta la reacción del hijo mayor al regreso de su hermano. Se enojó el hermano mayor y no quería entrar, así que su padre tuvo que salir a rogarle que lo hiciera. Le dijo a su padre: “Tú sabes cuántos años te he servido, sin desobedecerte nunca, y jamás me has dado ni siquiera un cabrito para tener una comida con mis amigos. En cambio, ahora llega este hijo tuyo, que ha malgastado tu dinero con prostitutas, y matas para él el becerro más gordo.” El padre le contestó: “Hijo mío, tú siempre estás conmigo, y todo lo que tengo es tuyo”.

 

Este hijo que abandona la casa de su Padre llegó un momento que se siente cansado de la vida que está llevando. No tiene dinero. Tiene hambre. Está realizando un trabajo que es denigrante para un judío. Él decide que debe volver a su casa, pero no a reclamar su lugar como hijo sino a que lo traten como uno de los siervos de la casa. Él realmente estaba cansado de su manera de vivir la vida.

 

Jesús dijo en una ocasión: “ Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.  Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;  porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”. (Mateo11:28-30)

 

Este hijo halló descanso cuando fue recibido en casa por su padre. Hoy por hoy hay personas que también se sienten cansados de lo que está pasando en su casa, esto es su vida. En muchas ocasiones ese cansancio se debe a que han querido hacer en su vida como este hijo hizo. Han querido vivir su vida fuera de las normas que Dios ha establecido.

 

El primer paso para volver a casa es reconocer que uno se siente disgustado, descontentos\, que están\ cansados\ de la manera en que están\ viviendo. Dios dice en Jeremías 29:13: “y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.”

 

El segundo paso es admitir tu pecado para que regreses a casa. El hijo pródigo se cansó, pero luego, finalmente,  cayó en cuenta….” Nada va a suceder hasta que admitas tu pecado. Tienes que enfrentarte al hecho de que no has estado viviendo a la manera del Dios viviente. Has vivido a tu manera. Has estado haciendo todo a tu manera.

 

¿Qué es lo que tú debes admitir? Admitir tu pecado. “Finalmente cayó en cuenta y dijo, he pecado.” Padre, he pecado contra el cielo y contra ti”. Isaías 59:2 señala: “Vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.”

 

¿Alguna vez has orado y te has sentido como si Dios estuviera a un millón de millas? ¿De dónde viene eso? Tus pecados te han separado de Tu Dios

 

Si te sientes lejos de Dios, adivina quién fue el que se movió. Dios no se ha movido. Dios no se movió. Dios no se fue de vacaciones. Dios no se fue a un país extranjero. Dios siempre ha estado ahí y nunca se ha movido de allí. Él te ama incondicionalmente. Pero si te sientes lejos de Dios, tú eres el que se movió. Tú te moviste, dándole tu amor a otras cosas.

 

El tercer paso es rendirte y ofrecer tu vida a Dios. Este hijo le dijo al padre cuando comenzó la paróbola: “quiero que me des ahora la parte de tus posesiones que sería mi herencia.” Al decidir regresar a la casa de su padre dice:. “Iré a la casa de mi padre y le diré, déjame ser como uno de tus trabajadores.”¿Notas algún cambio de actitud? Él se va diciendo,“ dame. dame, dame, dame”. Él regresa diciendo, “¡déjame ser!“

 

Es importante notar la respuesta del padre. “Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.” Luego dijo “Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies.” (Lucas 15:20, 22) El padre no esperó hasta que el hijo llegara a la casa. Cuando todavía estaba distante, él corrió hacia su hijo. En el momento que dices, "Dios mío, estoy cansado de vivir como he vivido. Estoy cansado"; ya recorriste la mitad del camino. Dios correrá a encontrarte. Dios está esperando a que tú vengas a tocar a la puerta. Él está esperando ese momento de tu vida. Él corre hacia ti. Él toma la iniciativa. Se lanza a tus brazos. Te besa. Él dice, "Yo sé que lo arruinaste. Traigan el mejor traje. Traigan la mejor ropa de la casa. Traigan mi anillo de sello. Dios no guarda rencor en contra de todas las cosas tontas que has hecho. Está listo para recibirte. Traigan lo mejor. Traigan los mejores zapatos. Dios tiene un plan mejor para tu vida del que tú te imaginas.

 

EL Padre les pidió a sus siervos que calzaran al hijo que había regresado. Los esclavos  en  aquel   tiempo  no  usaban   calzado.   Sólo   los  hijos utilizaban calzado. Juan 1:12 afirma; “Mas a todos los que le recibieron (refiriéndose a Jesús)  a los que creen en su nombre (refiriéndose a Jesús) les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”.

 

Al ser calzado por orden de su padre la parábola nos ilustra que Jesucristo da la provisión de adopción como Hijo de Dios a todos los que pasan por el proceso de regresar a casa

 

El padre le pidió a sus siervos que sacaran el mejor vestido y que vistieran al hijo que había regresado. Al  hacer   esto   hizo   provisión   para   que   el  HIJO PRÓDIGO recibiera la dignidad que tenía antes de abandonar la casa.

 

Cuando el padre del HIJO PRÓDIGO ordenó que le dieran un anillo hizo provisión para que se le reconociera autoridad. Recibió la autoridad para utilizar el sello de la familia.

 

Dios creo al hombre para que fueran objeto de su amor. Fueran parte de su familia. Cuando el hombre permite que el pecado controle su vida rechaza ese amor. Dios está esperando que regreses a casa ¿Por qué no lo haces?

 

Si lo quieres hacer esta oración te va a ayudar a regresar a casa

 

"Padre, reconozco que soy pecador.

Acepto que Jesucristo es:

Tu Hijo, que es el hijo de Dios,

Que murió en la cruz por mis pecados,

Que Tú, Padre, le levantaste de los muertos.

 

Gracias Jesús por pagar el precio de mis pecados.

Perdóname y hazme una nueva criatura.

Lávame con tu sangre y entra en mi corazón.

Te entrego hoy mi vida.

Te recibo como mi Salvador y Señor.

 

Santo Espíritu ven a mi vida.

Capacítame para vivir cada momento de mi vida de acuerdo a la decisión que hoy he tomado.

 

En el nombre de Jesucristo he orado. Amen"

 

N O T A:

 

Si al leer este mensaje quieres recibir a Jesucristo como tu Salvador personal envíame un mensaje a mi correo electrónico. Mi correo electrónico es cadenadeintercesión@yahoo.com Todo correo electrónico será leído solamente por este servidor y mantenido en completa confidencialidad.

 

Este mensaje será presentado el domingo 2 de junio de 2019 a las 10:15am en el Pabellón de Oración de la Primera Iglesia Bautista de Cayey.

Jorge Cintron
Jorge Cintronhttps://www.elversiculodeldia.com
Pastor en Primera Iglesia Bautista de Cayey, Puerto Rico

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.