Púlpito Evangélico – REENFOCADOS HACIA NUEVOS HORIZONTES

REENFOCADOS HACIA NUEVOS HORIZONTES

(Mensaje introductorio del énfasis del año)

PASTOR JORGE L CINTRÓN

 

Donde no hay visión, el pueblo se extravía;  ¡dichosos los que son obedientes a la ley Proverbios 29:18 (NVI)

 

El Cristo Glorificado; esto es el Cristo ascendido a los cielos después de la resurrección; le dice a la Iglesia de Filadelfia, una de las iglesias del Apocalipsis;: he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta”. (Apocalipsis 3;8ª)  A través de esa expresión le está dando a la Iglesia de Filadelfia una nueva perspectiva para su labor, un propósito para su tarea, una visón. ¿Por qué hace esto el Cristo glorificado a una iglesia a la cual no le hace ningún reproche sino que la ha alabado? El proverbista, según la Nueva Versión Internacional y también en otras versiones al español se sigue la misma traducción, presenta la enseñanza de que Donde no hay visión, el pueblo se extravía”,

 

El Cristo Glorificado sabe que la Iglesia de Filadelfia ha sido perseguida por los de la Sinagoga de Satanás, esto es, los judíos, que aunque tiene poca fuerza ha guardado su palabra, y no ha negado su nombre. El Cristo Glorificado sabe que esa Iglesia ha sido fiel y quiere que retenga lo que tiene, y que ninguno tome su corona por eso le da una nueva perspectiva para su labor, un propósito para su tarea, una visón: “he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta”. (Apocalipsis 3;8ª)

 

No tan solo le da  una nueva perspectiva para su labor, un propósito para su tarea, una visón; sino que le garantiza su victoria. Nadie podrá cerrar esa puerta. Hará que los que la han perseguido vengan y se postren a sus pies, y reconozcan que el Cristo Glorificado la ha amado. El Cristo Glorificado la guardará cuando venga la hora de la prueba

 

¡Qué bueno que cuando, al examinarnos, el Cristo Glorificado Cristo Glorificado nos encuentre fieles; nos dé una nueva perspectiva para nuestra labor, un propósito para la tarea, una visón y nos garantice nuestra la victoria.

 

¿Hacia dónde te quiere llevar Dios? ¿Hacia dónde nos quiere llevar Dios como Iglesia?

 

Una VISIÓN que  provenga de Dios es lo que lleva a una persona o a una iglesia a nuevos horizontes.

 

Recibir una VISIÓN de Dios es estar dispuesto a recibir el corazón de Dios para un momento específico.

Es estar dispuestos a actuar de acuerdo con un llamado de Dios.

 

Dentro del contexto de la vida cristiana este tipo de  VISIÓN no es producto de un análisis situacional.

Nace en el corazón de Dios. Dios la revela. Dios la comunica.

 

Dentro de este contexto se recibe la VISIÓN y luego se adquieren las herramientas para implementarla.

 

A través de La Biblia se descubre que Dios llama personas específicas para darles una VISIÓN. Noé recibió una VISIÓN. La VISIÓN para él fue: “hazte un arca de madera” (Génesis 6:14-21). Abram recibió una VISIÓN: “vete de tu tierra…. haré de ti una nación grande” (Génesis 12:1-9). La VISIÓN para Moisés fue: “saca de Egipto a mi pueblo” (Éxodo 3:6-10). Se ha imaginado lo que le costó a Noé, Abraham y Moisés ejecutar la VISIÓN que recibieron de Dios. Señalan algunos estudiosos que la tarea de construir el Arca le tomó a Noé alrededor de 100 años. A Abram le costó abandonar a su familia. Moisés tuvo que retornar a Egipto de donde había huido.

 

La VISIÓN de Dios hay veces que difiere de la de los hombres y hasta de la iglesia.

Un ejemplo de esto se encuentra en 2 Reyes 6:11-17. El rey de Siria estaba en guerra con Israel. Dios le daba VISIÓN a Eliseo de dónde estaban los campamentos sirios y este se lo decía al rey de Israel. El ejército de Israel se alejaba de esos lugares y los sirios no los podían atacar.

 

El escritor de 2 Reyes señala “el corazón del rey de Siria se turbaba por esto; y llamando a sus siervos, les dijo: ¿No me declararéis vosotros quién de los nuestros es del rey de Israel? Entonces uno de los siervos dijo: No, rey señor mío, sino que el profeta Eliseo está en Israel, el cual declara al rey de Israel las palabras que tú hablas en tu cámara más secreta. Y él dijo: Id, y mirad dónde está, para que yo envíe a prenderlo. Y le fue dicho: He aquí que él está en Dotán. Entonces envió el rey allá gente de a caballo, y carros, y un gran ejército, los cuales vinieron de noche, y sitiaron la ciudad. Y se levantó de mañana y salió el que servía al varón de Dios, y he aquí el ejército que tenía sitiada la ciudad, con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: !!Ah, señor mío! ¿qué haremos? El le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos. Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo.”

 

El rey de Siria tenía una VISIÓN: “hay un traidor en el ejército”. El siervo de Eliseo tenía una VISIÓN: “el ejército sirio nos tiene sitiados”. Eliseo tenía una VISIÓN “el ejército de Dios estaba para protegerlos”. Eliseo oró para que Dios abriera los ojos de su siervo.

 

Hoy por hoy Dios tiene una VISIÓN para sus hijos y para su iglesia. ¿La has descubierto?

 

La VISIÓN espiritual para la Primera Iglesia Bautista de Cayey es una: “Proclamar el amor de Dios a Cayey, Puerto Rico y el mundo a través de una iglesia que sea una comunidad que integre a los que se acerquen a ella; que desarrolle y capacite a sus miembros”

 

Reenfocados en esa VISIÓN iremos hacia nuevos horizontes.

 

(Este mensaje será presentado el domingo 13 de enero de 2019 a las 10:15am en el Pabellón de Oración de la Primera Iglesia Bautista de Cayey)    

Si te gustó esta publicación, por favor compártela. Suscríbete a nuestro Canal de Youtube. También estamos en Facebook y Twitter.

¿Qué opinas acerca de esta publicación? Comenta!