Púlpito Evangélico – – SIEMPRE PREPARADOS

SIEMPRE PREPARADOS

Pastor Jorge L. Cintrón

 

“Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.” Mateo 25:1

 

La iglesia utiliza un cántico que dice así:

 

Pon aceite en mi lámpara, Señor,

Pon aceite en mi lámpara, Señor.

Que yo quiero servirte con amor.

Pon aceite en mi lámpara, Señor.

Amado hermano, Cristo ya viene.

Toma tu lámpara y ponle aceite.

 

Este cántico afirma dos conceptos sobre cómo se llena de aceite la lámpara del creyente. Cristo es quien llena la lámpara de aceite. El creyente llena su lámpara de aceite. Parecerían contradictorias estos dos conceptos, pero no lo son.

 

El concepto del aceite en la vida del creyente está asociado con la unción del poder del Espíritu Santo en una vida. Está asociado con la manifestación del Espíritu Santo en un creyente. La única forma que una persona obtiene la salvación es a través de reconocer públicamente a Jesucristo como su Salvador Personal. Mas la única forma que se puede vivir la vida cristiana es  a través de la unción que da el Espíritu Santo.

 

El Salmo 23 finaliza de una forma hermosa:

 

Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días.

 

La unción del Espíritu Santo hace que mi vida sea una llena de gozo y ofrece la seguridad de la salvación.

 

Isaías al profetizar sobre la restauración de Israel hace también una afirmación hermosa:

 

Acontecerá en aquel tiempo que su carga será quitada de tu hombro, y su yugo de tu cerviz, y el yugo se pudrirá a causa de la unción. Isaías 10:27

 

La unción del Espíritu Santo pudrirá el yugo. La unción del Espíritu Santo quebrará toda amargura que venga sobre el creyente.

 

El evangelista Mateo presenta que durante los últimos días del ministerio terrenal de Jesús, luego de hablar sobre la futura destrucción del templo y de las señales de su Segunda Venida, presenta dos (2) parábolas – LAS DIEZ VIRGENES y LOS TALENTOS- y la enseñanza sobre el JUICIO DE LAS NACIONES.

 

El capítulo veinticinco (25) de Mateo es en torno a quienes entrarán al Reino de los Cielos. Podría afirmar que es una advertencia de cómo se debe vivir la vida cristiana.

 

La historia de la parábola de las diez vírgenes es ésta:

 

»El reino de los Cielos es semejante a esto. Cuando ya era de noche, diez muchachas tomaron sus lámparas de aceite y salieron a recibir al novio. Cinco de ellas eran descuidadas, y las otras cinco, responsables. Las cinco descuidadas no llevaron aceite suficiente, pero las cinco responsables llevaron aceite para llenar sus lámparas de nuevo. Como el novio tardó mucho en llegar, a las diez muchachas les dio sueño y se durmieron. Como a la media noche, se oyeron gritos: “¡Ya viene el novio, salgan a recibirlo!” Las muchachas se levantaron y comenzaron a preparar sus lámparas. Entonces las cinco muchachas descuidadas dijeron a las responsables: “Compartan con nosotras el aceite que ustedes traen, porque nuestras lámparas se están apagando”. Las cinco responsables contestaron: “No tenemos bastante aceite para darles también a ustedes. Es mejor que vayan a comprarlo.” Mientras las cinco muchachas descuidadas fueron a comprar aceite, llegó el novio. Entonces, las cinco muchachas responsables entraron con él a la fiesta de bodas, y la puerta se cerró. Cuando las cinco descuidadas volvieron, encontraron todo cerrado y gritaron: “¡Señor, Señor, ábranos la puerta!” Pero el novio les contestó: “No sé quiénes son ustedes. No las conozco.” Por eso ustedes, mis discípulos, deben estar siempre alerta, porque no saben ni el día ni la hora en que yo volveré.

 

Desde nuestras tradiciones actuales sobre las bodas no nos hace mucho sentido esta parábola. Dentro de la tradición judía la celebración de una boda duraba una semana. Cuando ya todo estaba preparado el novio, sin avisar con anticipación, se presentaba a la casa de la novia acompañado con su séquito. El séquito de la novia lo esperaba a las afueras de la casa. Esta procesión era de noche. Al entrar a la casa con los séquitos se cerraban las puertas y comenzaba la celebración. Nadie más podía entrar después que se cerraban las puertas.

 

El contexto inmediato de esta parábola es que:

 

La Segunda Venida de Cristo tiene que ser una expectativa viva del creyente.

Aunque ha demorado es un evento seguro.

Las personas tienen que estar preparado para cuando ese momento llegue; porque el que no esté preparado no podrá disfrutar de la eternidad con Cristo

 

Hay que tener aceite en la lámpara para disfrutar de la eternidad. A las vírgenes que no se le permitió entrar a la fiesta de boda sus lámparas se les comenzaron a apagar porque no tenían aceite.

 

Recuerda que el concepto del aceite en la vida del creyente está asociado con la unción del poder del Espíritu Santo en una vida. Está asociado con la manifestación del Espíritu Santo en un creyente. La única forma que una persona obtiene la salvación es a través de reconocer públicamente a Jesucristo como su Salvador Personal. Mas la única forma que se puede vivir la vida cristiana es  a través de la unción que da el Espíritu Santo.

 

La unción que da el Espíritu Santo es producto de la relación que uno tenga con Cristo.

 

Hay que Rendirse a Cristo: Pedro le expresó a la personas que estaban impactadas por lo que había sucedido en el Aposento Alto y preguntaron que debían hacer: “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare”. (Hechos 2:38,39)

 

Pablo le escribió a la Iglesia en Roma: “No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.” (Romanos 6:12,13) Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional”. (Romanos 12:1) Es Someterse a Cristo.

 

Jesús le dijo a sus discípulos: “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer”. (Juan 15:4,5) Esto es tener Comunión con Cristo.

 

La iglesia utiliza un cántico que dice así

Pon aceite en mi lámpara, Señor,

Pon aceite en mi lámpara, Señor.

Que yo quiero servirte con amor.

Pon aceite en mi lámpara, Señor.

Amado hermano, Cristo ya viene.

Toma tu lámpara y ponle aceite.

 

Cuando uno reconoce públicamente a Jesús como su Salvador personal -se Rinde a Cristo-; Cristo pone aceite en la lámpara de uno. En la medida que uno se Somete a Cristo y tiene Comunión con Cristo uno le pone aceite a su lámpara.

 

Mantén tu lámpara con aceite en espera de la Venida de Cristo. Cristo levantará su Iglesia  al Cielo en cualquier momento.

 

Siempre preparados.

 

(Este mensaje será presentado el domingo 11 de agosto de 2019 a las 10:15am en el Pabellón de Oración de la Primera Iglesia Bautista de Cayey.)

Jorge Cintron
Jorge Cintronhttps://www.elversiculodeldia.com
Pastor en Primera Iglesia Bautista de Cayey, Puerto Rico

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.