Púlpito Evangélico – UNA ESPERANZA GRANDE

UNA ESPERANZA GRANDE

PASTOR JORGE L CINTRON

 

“Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.”

1 Pedro 1:3-5

 

Se puede describir la esperanza cristiana con tres (3) palabra bíblicas. Esas palabras son: incorruptible, incontaminada e inmarcesible. Voy a tratar de presentar esa descripción de la esperanza en palabras que sean entendibles en el vocabulario rutinario. La esperanza cristiana es incorruptible, esto es, es una esperanza que no puede ser destruida. La esperanza cristiana es incontaminada, esto es, es una esperanza que no se puede adulterar. La esperanza cristiana es inmarcesible, esto es, es una esperanza que no pierde valor.

 

La palabra esperanza es utilizada tres (3) veces en el 1 Pedro en la versión Reina Valera 1960

 

“Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero”. (1 Pedro 1:3-5)

 

“Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros, y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios”. (1 Pedro 1:18-21)

 

“Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros.” (1 Pedro 3:14-15)

 

Al observar 1 Pedro 1:3-5 puedo hacer tres (3) afirmaciones sobre la esperanza cristiana. Primera afirmación: la esperanza cristiana esta reservada en los cielos. Segunda afirmación: la esperanza cristiana es posible a través de la resurrección de Jesucristo de los muertos. Tercera afirmación: la esperanza cristiana será manifestada en el tiempo postrero.

 

La esperanza cristiana es simple.

 

Todo hombre es pecador y su pecado le ha traído la muerte y porque no decirlo el infierno eterno, pero Cristo Jesús vino al mundo para llevar sobre sí el castigo de ese pecado y librar al hombre del infierno eterno.

 

Jesucristo murió y eso es importante pero más importante es que Jesucristo resucito. Si Jesucristo no hubiera resucitado el hombre estaría sujeto a la consecuencia del pecado que es la muerte y el castigo del infierno eterno.

 

Un día yo voy a morir. Ese día entraré a ocupar la mansión gloriosa que Cristo Jesús ha estado preparando para mí.

 

Así como Cristo resucitó un día yo resucitaré con un cuerpo que no puede ser contaminado con el pecado.

 

Cristo vendrá por segunda vez y ese día será uno de gran victoria para los que hemos abrazado la esperanza cristiana. Cuando eso suceda nada ni nadie podrá destruir la obra perfecta que Cristo realizó.

 

¿Quieres entender de forma sencilla la esperanza grande del cristiano? Vuélvete a los capítulos 1 y 2 de Génesis. Dios nos creo para vivir así. El pecado destruyó esa forma de vida, pero un día Dios a través de Jesucristo la restaurará nuevamente.

 

Esa es la esperanza grande de la iglesia. Una esperanza incorruptible, esto es, es una esperanza que no puede ser destruida. Una esperanza incontaminada, esto es, es una esperanza que no se puede adulterar. Una esperanza inmarcesible, esto es, es una esperanza que no pierde valor.

Jorge Cintron
Jorge Cintronhttps://www.elversiculodeldia.com
Pastor en Primera Iglesia Bautista de Cayey, Puerto Rico

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.