PúlpitoEvangélico – TRES FIESTAS


TRES FIESTAS

PASTOR, JORGE L CINTRON·

 

La celebración del Día de Halloween, 31 de octubre, es la primera de tres fiestas que transcurren entre el final del mes de octubre y el principio del mes de noviembre. Las otras dos son el Día de Todos los Santos –DIA DE LOS SANTOS- y la última el Día de los Fieles Difuntos –DIA DE LOS MUERTOS.

La celebración del Día de Halloween podría decirse que surgió de un sinnúmero de supersticiones y leyendas de las Islas Británicas y de la región de las Galias, que se remontan aún más lejos que la historia escrita. La gente de estos países celebraba el final del otoño. Creían que en una de esas noches SAMHAIN, dios pagano de la muerte, venía a recoger las almas de los malvados. Se pensaba que en esa ocasión las almas de los muertos se escapaban para irse de fiesta con las brujas y los demonios. Para ahuyentarlos, la gente se ponía máscaras y también encendían grandes fogatas en los picos de las colinas en honor a los dioses de la religión Celta. Los Druídas, sacerdotes de la religión Celta, rendían homenaje a sus dioses haciendo encantamientos y profecías. Después que Roma conquistó a Gran Bretaña, las creencias supersticiosas sobre SAMHAIN se unieron a los festivales de la cosecha de los romanos. El 1ro. de noviembre era la época escogida por los romanos para honrar a POMONA, la diosa de las frutas y las huertas.

 

Hay muchas prácticas que se hacen en el Día de Halloween que las personas no saben de donde se originaron. La utilización de gatos negros es tan antigua como los sacerdotes Druidas. Estos creían que las brujas adoptaban a veces las figuras de gatos negros como la noche. La costumbre de prender linternas y vestirse de fantasmas se origina de una antigua leyenda irlandesa. La misma cuenta que un hombre muy conocido por sus maldades murió. Entonces fue condenado a vagar con una linterna encendida por toda la eternidad. La calabaza con ojos triangulares y una boca regada de unos cuantos dientes tiene su origen en la gratitud romana a la diosa POMANA.

 

La tradición de la IGLESIA CATÓLICA ROMANA celebra el 1ro. de noviembre el Día de Todos los Santos. Esta celebración fue establecida en el siglo VII para que la feligresía católica tuviera oportunidad de pedirle, rezarle, prenderle velas o agradecerle al santo de su devoción.

 

La celebración del Día de los Fieles Difuntos –DIA DE LOS MUERTOS- fue establecida por la IGLESIA CATÓLICA ROMANA en el año 998 DC. El propósito de la celebración era la de que la feligresía católica hiciera rezos y plegarias para que los difuntos alcanzaran la salvación y la luz de sus almas

 

Te pregunto ¿hay alguna razón para que tú celebres estas tres fiestas?

 

¿Debes de celebrar Halloween? Esa es una celebración que le rinde un culto a la muerte. Tu debes de celebrar la vida. El PUEBLO CRISTIANO no invoca a los muertos, ni a los espíritus inmundos. El PUEBLO CRISTIANO no le teme a los muertos, ni a los espíritus inmundos. El PUEBLO CRISTIANO NO LE RINDE CULTO A LA MUERTE. El PUEBLO CRISTIANO LE RINDE CULTO A LA VIDA…..Y LA VIDA ES JESÚS.

¿Debes de celebrar el Día de Todos los Santos? Esa celebración es un reconocimiento a que unas personas que han muerto pueden interceder por ti. La Biblia enseña claramente que ningún muerto puede interceder por ti. Lee la parábola del Rico y Lázaro en Lucas 16:20-25; el único que puede interceder por ti es Jesús …. “Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.”

 

¿Debes de celebrar el Día de los Fieles Difuntos –Día de los muertos-? Esa celebración fue establecida para pedir que los muertos alcancen la salvación. La Biblia enseña que solamente la salvación se puede alcanzar a través de Jesús. “…..Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y si crees en tu corazón que Dios le levantó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se hace confesión para salvación .”

Jorge Cintronhttps://www.elversiculodeldia.com
Pastor en Primera Iglesia Bautista de Cayey, Puerto Rico
Anterior PublicaciónOrgullo, Honor y un Desastre Real
Siguiente Publicación¡Resiste, no abandones!