Thu, 20 February 2020

¿Quién tiene el control de tu vida?

 

 

quien“¡Rendíos! ¡Reconoced que yo soy Dios! ¡Yo estoy por encima de las naciones! ¡Yo estoy por encima de toda la tierra! ¡El Señor todopoderoso está con nosotros! ¡Nuestro refugio es el Dios de Jacob!”

Salmo 46:10-11

Escuché un hombre (a quien nombraremos Paul) contar una anécdota de su paseo en una avioneta con su amigo piloto. Contaba Paul que su amigo lo invitó a sobrevolar la ciudad y gustoso aceptó pues siempre había soñado con volar en una. Entró a la cabina, se acomodó y disfrutaba emocionado de su viaje. Cada uno tenía un timón enfrente. Una vez estando en altura el amigo le dijo: -Paul ahora te dejaré que pilotees tú el avión.-

-¡Pero yo no sé pilotear un avión! ¿Y si cometo un error? ¿Y si caemos?- Exclamó Paul; sin embargo aceptó de buena gana, respiró y comenzó a pilotear la avioneta.

Paul se sentía rebosando de alegría y no cabía en sí mismo de orgullo por saberse piloteando una avioneta, a pesar que nunca había tomado clases de aviación. Un poco más tarde su amigo piloto le dice ahora vamos a aterrizar. -¡Ah no! Eso no puedo hacerlo. ¡Yo no puedo hacer que esta avioneta aterrice!- argumentó Paul. Con pura carcajadas su amigo el piloto le confesó  -Tranquilo Paul, tú nunca estuviste piloteando el avión. Yo siempre tuve el control, solo te deje creer que eras tú quien piloteaba-.

Cuantas cosas hacemos y vamos por la vida haciendo gala de nuestras capacidades y talentos, sintiéndonos orgullosos de los resultados. Cuantas decisiones tomamos creyendo que nosotros tenemos el control absoluto de nuestras vidas.

¿Quién te ha dado la inteligencia que tanto presumes? ¿Quién te ha sostenido en ese empleo a pesar de las crisis que se han presentado? ¿Quién ha puesto las oportunidades precisas en el momento correcto? Dice la Palabra en 2 Corintios 10:17 “Quien quiera gloriarse, que se gloríe del Señor” ¡Eso si es algo de que sentirse orgulloso!

Tal vez crees que puedes tomar mejores decisiones que Dios, y que tú sabes lo que más te conviene. Por eso vas a todos los médicos que puedes, buscando solución a ese problema de salud o en la búsqueda de ese bebé que anhelas o vas a cada fiesta y reunión tratando de conocer a esa persona especial que tienes tanto esperando. Y Dios es al último que buscas. ¿Por qué no reconoces que todo lo que tienes le pertenece a Dios y le rindes toda tu vida y con ella tus decisiones futuras?

Amigo/amiga, Dios nos da cierta libertad pero Él siempre está en control de nuestra vida. El interviene cuando sabe que es necesario; pero siempre está en espera que nos rindamos y reconozcamos que el control estará mejor en Sus manos.

Que tranquilidad invade nuestra alma al saber que podemos descansar en la sabiduría, bondad y majestad de un Dios todopoderoso.

DECLARACION: SEÑOR ME RINDO. TE DOY EL CONTROL DE MI VIDA.

Oración: Padre, ahora que lo pienso, debo reconocer que todo lo bueno y digno que hay en mi te lo debo a Ti. Te doy gracias por tus maravillas en mi vida. Yo soy nada sin ti. Te doy el control porque Tú tomas mejores decisiones que yo. Me rindo y te reconozco como dueño y Señor de mi vida, por Cristo Jesús. Amen.

Anterior PublicaciónGanar perdiendo
Siguiente PublicaciónLa voluntad de Dios – Reflexiones Cristianas

SIGUENOS 🙂

97,607FansLike
2,379FollowersFollow
10,123FollowersFollow
1,320SubscribersSubscribe