¡Quiero que seas verdaderamente libre!

Hoy, deja que el Señor te hable personalmente, querido(a) amigo(a):

Quiero que seas libre. Que seas libre para vivir la vida que yo tengo reservada para ti.

Quiero que cada uno de tus pasos esté dirigido por mi gracia, guiado por mi Espíritu.

Quiero liberar en ti mi vida y mi gozo. ¡Quiero que seas libre, libre, libre! Pero ya lo sabes, cada vez que decides no perdonar, esto te aleja un poco más de mí… Cuanto más tiempo pasa sin que perdones de corazón, más te estancas. 

Quiero liberarte. Quiero enseñarte a perdonar, ayudarte a que olvides la pena causada por las palabras y las actitudes de los demás. Quiero que vivas por fin libre de la tristeza, del resentimiento y del deseo de venganza.

Déjame restaurarte, déjame sanarte. Deposita ahí, al pie de la cruz, tu dolor, tu rencor. Pon en Mis manos esta situación, esa falta de perdón. Pídeme que te ayude, que me levante para restaurarte. Estoy aquí, muy cerca de ti.

Juntos podemos hacerlo. Conmigo, puedes llegar a perdonar de verdad, olvidar el pasado e incluso bendecir a tus enemigos. Conmigo es posible.

Quiero que seas libre…

Versículos relacionados: Mateo 5:44; Mateo 6:12; Salmo 3:2; Salmo 116:1-8.

Gracias por existir, 
Eric Célérier

The post ¡Quiero que seas verdaderamente libre! appeared first on es.Jesus.net.



Fuente Original: ¡Quiero que seas verdaderamente libre!