Se quema la choza

Se quema la choza

Un Día, zarpó un barco a alta mar. Iban 20 hombres, Era un viaje de 50 días y entre ellos se encontraba un fiel Cristiano de quien todos en la tripulación se burlaban.  Un Cristiano Marinerito.

Una noche estalló el cuarto de máquinas y se hundió el barco sobreviviendo sólo el fiel Cristiano al naufragio.

El único sobreviviente de un naufragio estaba sobre una pequeña isla desierta. Estaba orando fervientemente, pidiendo a Dios que lo rescatara. Todos los días revisaba el horizonte buscando ayuda, pero ésta nunca llegaba.

Ya Cansado, eventualmente empezó a construir una pequeña cabaña para protegerse y proteger sus pocas posesiones. Un día se fue a pescar y regreso corriendo al ver que se quemaba su choza y no pudo salvar nada.  Después de haber perdido todo, anduvo vagando en la isla como sonanbulo, ya sin esperanza.

El náufrago estaba confundido y enojado con Dios y llorando le decía: ‘¿Cómo pudiste hacerme esto?’, y se quedó dormido sobre la hamaca.

Temprano a la mañana siguiente, escuchó asombrado la sirena de un buque que se acercaba a la isla.

¡Venían a rescatarlo!.

Al llegar sus salvadores les preguntó:

¿Cómo sabían que yo estaba aquí?

Y ellos les respondieron:

Vimos las señales de humo que nos hiciste…

Es fácil enojarse cuando las cosas van mal, pero no debemos perder La Fe en Dios , porque  Dios está trabajando en nuestras vidas en medio de las penas y el sufrimiento. para darnos crecimiento espiritual y más Fe  en Él

Recuerda la próxima vez que tu pequeña choza se queme no Pierdas la Fe, Puede ser simplemente una señal de humo que surge de la GRACIA DE DIOS. Por todas las cosas negativas que nos pasan,  debemos decirnos a nosotros mismos siempre: DIOS TIENE SIEMPRE UNA RESPUESTA POSITIVA PARA TODAS LAS COSAS NEGATIVAS.

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.  Romanos 8:28

 

Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.   Romanos 8: 37-39

Envido por: Liecel Franco, Rep. Dom.

Liecel Franco
Liecel Francohttps://www.elversiculodeldia.com/
El que habita al abrigo del Altísimo, Morará bajo la sombra del Omnipotente. Salmos 91:1 ❤

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónDios No se equivoca
Siguiente PublicaciónLa Roca

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.