Mon, 17 February 2020

Semana de Reflexión en el Señor

La semana Santa es una reflexión de cada día. Es recordar lo que Dios hizo por todos nosotros, mandando a Su Único Hijo Jesús del cielo a la tierra para morir por ti y por mí. Satanás siempre ha querido opacar todo lo que tiene que ver con el Señor nuestro Salvador. Por ejemplo, en Navidad, distrae a las gentes con las compras y los regalos cuando el Mayor Regalo es Jesús. En semanas Santa, distrae a las gentes con conejitos, huevitos y parrandas en las playas. No me malinterpreten, lo que quiero decir es que, lo que Dios hizo por todos nosotros se merece respecto y concientización por el Precio que Él pagó en la Cruz del Calvario. Lo que Dios hizo por todos nosotros y la magnitud de lo que eso representa no se puede reemplazar con un conejito, cerveza o un viaje a la playa.

El Viernes Santo nos recuerda la agonía de Jesús y el sacrificio que Él hizo por todos nosotros. Los Caminos de Dios son misteriosos porque lo que parecía tormentoso y gris llegó a vislumbrarse como una representación al inicio a la entrada a la vida eterna. La Vida Eterna es el Mayor Regalo que un ser humano puede tener. Jesús fue obediente hasta la muerte y muerte en la Cruz. Él desafió a la muerte y la venció al tercer día cuando resucitó. Alabado sea el Señor nuestro Dios, Rey de reyes y Señor de señores. ¡Él VIVE!

Hoy el Señor viene a tocarte y resucitar las áreas secas, las áreas que no han producido para que florezcan y lleven frutos. Hoy te invito en este día y en este llamado para que acepte a Jesús. El es el Único que te puede dar la Salvación. Si tienes a Cristo, lo tienes todo. En Cristo hay sanidad, paz, alegría, restauración, gozo, riquezas y vida eterna. De acuerdo con Su Palabra te invito a dar el paso de fe diciéndote que,

“si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación” (Romanos 10:9-10 (RVR1960).

Aceptar a Jesús como tu Salvador espiritual significa las puertas abiertas para tu destino. Sin la guía de Él, no podrás llegar a la meta final. Cuando tú acepta a Jesús como tu Salvador personal, y comienza a buscarlo en espíritu y en verdad con todo tu corazón diariamente; Él empezará a revelar Su Propósito para tu vida. Dios tiene Planes prósperos para tu vida, “Planes de bendición y no de calamidad, Planes para darte un futuro y una esperanza” (Jeremías 29:11). Si te ha decidido aceptar al Señor como tu Salvador espiritual de tu vida, repite conmigo esta oración que cambiará tu vida. 

Padre Celestial, reconozco que soy pecador(a), me arrepiento de mis pecados y te pido perdón. Creo que Jesús es tu Hijo y que murió por mis pecados en la Cruz del Calvario. Creo que Jesús resucitó al tercer día y vive para siempre. Padre Eterno abro la puerta de mi corazón y recibo al Señor Jesús como mi Salvador. Deseo que Él sea el Señor de mi vida. Gracias por salvarme. En el nombre de Jesús, amén.

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17

Oremos:
Gracias Padre Eterno por tu misericordia y tu gran amor hacia nosotros. Gracias por enviar a tu Único Hijo Jesús del cielo a la tierra para morir por mis pecados. Por medio de Ti oh Dios, Él nos abrió el Camino para caminar fortalecido en Tu Verdad. Gracia por enviar al Espíritu Santo para consolarnos y fortalecernos en todo tiempo. Gracias por darme la oportunidad en conocerte. Gracias porque mayor es el que está en mí, que el que está en el mundo. En el nombre de Jesús soy libre de toda esclavitud que me atemorizaba y declaro que soy más que vencedor en Cristo Jesús que me fortalece. Gracias Padre, Gracias, Hijo y Gracias Espíritu Santo. Amén”.

Palabra de Dios
www.ministeriosdesanidad.org



Fuente Original: Semana de Reflexión en el Señor

SIGUENOS 🙂

97,595FansLike
2,369FollowersFollow
10,121FollowersFollow
1,320SubscribersSubscribe