Sus riquezas

jarron

EFESIOS 1:18-19 “Pido también que DIOS les dé la luz necesaria para que sepan cuál es la esperanza a la cual los ha llamado, cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros, los que creemos, según la acción de su fuerza poderosa.”

Una anciana de una pequeña ciudad de Inglaterra había fallecido. Su hermana y su sobrino estaban a cargo de liquidar todas las pertenencias de su modesta casa. Para ello, contrataron a un rematador que se especializaba en liquidar propiedades, aun cuando fueran pequeñas, como en este caso. Aparentemente, eligieron a la persona indicada.

Un especialista de su grupo de rematadores descubrió, entre las pertenencias de la anciana, un jarrón de porcelana China del siglo XVIII que dijo podría tener algún valor. Imagínense la sorpresa cuando se vendió por $83 millones de dólares. $83 millones de dólares… y la dueña nunca lo supo. Seguramente ella trató ese jarrón como a todos los demás. Lo llenó de agua, le puso flores de estación, y lo acomodó sobre una mesa o en un estante de donde bien se podría haber caído y hecho pedazos. Seguramente se hubiera reído si alguien le hubiera dicho que, vendiendo ese jarrón, podría vivir holgadamente el resto de su vida. Pero nada de eso sucedió, y ella se murió sin siquiera saber que tenía un tesoro.

Esas cosas suceden todo el tiempo, ¿no es cierto?  No, no me refiero a que todos tengamos un objeto que vale millones de dólares.  Me refiero a que todos tenemos un Salvador que es infinitamente más valioso para quienes creen en ÉL. El saber que Jesús, el Hijo de DIOS, vino al mundo a entregar Su vida para que nuestros pecados fueran perdonados y no tuviéramos que pasar la eternidad en el infierno sino en el cielo… eso es… aún más increíble que poseer un jarrón que vale millones de dólares.

Tristemente, hay muchas personas que no creen en ÉL. Quizás sea porque no piensan en ello… o porque creen que tienen mucho tiempo por delante… o porque esperan que de alguna manera van a llegar al cielo.

Qué triste debe ser morir sin saber el gran tesoro que se tiene en Cristo Jesús.  Oremos por ellos.

ORACIÓN: Padre Celestial, te doy gracias por enviar a Tu Hijo a salvarnos. Oramos por quienes aún no Te conocen para que también sean partícipes de las bendiciones que nos has dado a través de Jesús. En Su nombre. Amén.

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.