¿Tengo resentimiento?

resentimiento

EFESIOS 4.31, 32 31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia y toda malicia. 32 Antes sed bondadosos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como DIOS también os perdonó a vosotros en Cristo.” (RV 1995)

Una de las actitudes más destructivas —si no la más destructiva— que puede exhibir un cristiano es el odio. ¿Qué tan bien puede la luz salvadora de Jesucristo brillar en una vida que esté cubierta por odio, ira y malevolencia? ¿Y qué imagen de Cristo proyecta este tipo de persona al mundo incrédulo?

El odio es una falla absoluta en la actitud cristiana que estamos llamados a demostrar. Sin embargo, incluso en las iglesias, no es difícil encontrar personas que rebosan de hostilidad. ¿De dónde viene esto?

Una de las razones clave para que los creyentes sean tan propensos al odio es su incapacidad de perdonar a quienes los han herido —especialmente cuando ese trato fue inmerecido—.

Tomemos un “examen de odio”. Piensa en alguien que te hirió en el pasado, y considera si . . .

  1. No puedes librarte del recuerdo de alguien. ¿Vuelve a repetirse la escena en tu mente una y otra vez?
  2. No puedes desearle bien a alguien en particular. ¿Deseas realmente lo mejor para una persona que te ha herido?
  3. Deseas que esa persona sufra lo mismo que tú.¿Deseas secretamente que esa persona experimente el mismo dolor que tú sentiste?

Si estas preguntas han revelado alguna animosidad oculta en tu corazón, no concluyas este estudio hasta que medites en Efesios 4.31, 32 (NVI) :

“31 Abandonen toda amargura, ira y enojo, gritos y calumnias, y toda forma de malicia.32 Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.”

Lee el pasaje en voz alta. Personalízalo en una oración, y deja que el Espíritu Santo de DIOS limpie tu corazón de odio, dándote el poder para perdonar una vieja herida.

(Ministerios En Contacto )

John Stanley

ORACIÓN: Padre Celestial. Quita de mi todo dolor, ira y enojo que yo sienta hacia alguna persona que me ha herido. Ayúdame a perdonarla y que toda mi actitud hacia esa persona sea de amor y comprensión. Gracias Señor. En el nombre de Cristo, amén.

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior Publicación#Psalms 104:3 #ESV / @ibcrd
Siguiente PublicaciónCorrientes engañosas


Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.