Todo tiene su tiempo

Todo Tiene Su Tiempo

Eclesiastes 3:1-8 nos deja claro que “Todo tiene su tiempo…“, vs. 1. Hay “…tiempo de edificar; tiempo de llorar, y tiempo de reir; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; …tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar;…tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo de amar…

¿Cómo aplicamos esta verdad a nuestras vidas? ¿Cómo la balanciamos en nuestra vida familiar, ministerial y laboral? En nuestro intento de ser ‘super’ mujeres y lograr ‘hacerlo’ todo para todos, ¿hemos llegado a estar afanadas y turbadas? Nos diría nuestro Señor Jesús, como a Marta, “…Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas“? Lucas 10:41. Como dice Eclesiastes 3:9, “¿Qué provecho tiene el que trabaja, de aquello en que se afana?

Si comenzamos a dar tiempo a reflexionar y meditar, veremos que Dios no nos pide que lo hagamos todo en nuestras vidas. Él dice que “todo tiene su tiempo” pero esto no significa que estamos llamadas a hacerlo todo en todo tiempo. Debemos reflexionar cuáles son las prioridades de Dios en nuestras vidas, qué es lo que Él quiere que hagamos y cuando, y qué no hagamos.

En nuestra vida personal, debemos decidir qué es verdaderamente importante. A eso dediquémosle tiempo. Si tenemos familia, dediquémosle el tiempo necesario y suficiente, no un mínimo tiempo. Ese es nuestro primer ministerio. No permitamos, por ejemplo, que nuestros quehaceres ministeriales se interpongan con el tiempo que debemos dedicarle a nuestra familia.

Similarmente, no permitamos que el tiempo dedicado a nuestra familia se interponga con el tiempo que hemos determinado dedicarle a nuestro Señor en oración. No sacrifiquemos nuestro tiempo de intimidad con nuestro Dios por cualquier otra cosa o quehacer.

Organizémonos y decidamos cuáles son nuestras prioridades. Decidamos qué hacer con nuestro tiempo, y cuando. Administremos bien ese gran tesoso que Dios nos ha dado, el tiempo. ¡Gloria a nuestro Dios que nos da paz al dejarnos saber que Él no nos pide que lo hagamos todo!

Todo tiene su tiempo […] tiempo de amar, y tiempo de aborrecer;
tiempo de guerra, y tiempo de paz.  Eclesiastes 3:1-8.

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!
Publicador
Publicadorhttps://www.elversiculodeldia.com/
Salvo por gracia ❤ Dios es bueno y para siempre es Su misericordia!
Anterior PublicaciónTe has sentido alguna vez deprimido?
Siguiente PublicaciónLa Estrella de Plata

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com