Una deuda de amor

finanzas-familiares1

Romanos 13:88 “No tengan deudas pendientes con nadie, a no ser la de amarse unos a otros. De hecho, quien ama al prójimo ha cumplido la ley.”

¿Cuántas tarjetas de crédito hay en tu billetera o en tu monedero? ¿Cuánta deuda representan?

En los Estados Unidos de Norte América, según una compañía de consolidación de deudas, la familia estadounidense promedio tiene 13 tarjetas, y lleva un promedio de 5,800 dólares en deudas por tarjetas de crédito de mes a mes. Es cómodo usar el plástico, pero ese DVD o esa cena que acabas de cargar podría terminar costándote 112% más de lo que te habría costado si hubieses pagado al contado.

Si las tarjetas de crédito no son tu problema, ¿qué de una enorme hipoteca? ¿Un contrato de arrendamiento? ¿Las cuotas de pago del automóvil? ¿Los préstamos para los estudios?

La mayoría de las personas deben algo a alguien, pero siempre hay un final a la vista. Puede que tome años o incluso décadas, pero si tan sólo seguimos dándole duro, podemos llegar a tener ese saldo en cero. Es allí hacia donde debemos dirigir nuestros esfuerzos.

La Biblia nos alienta diciendo: «No debáis a nadie nada» (Romanos 13:8). Pero hay una excepción. Si sigues leyendo ese versículo verás que hay una deuda que nunca disminuirá en lo más mínimo: «el amaros unos a otros».

¿Puedes imaginarte diciéndole a un amigo: «Ya te he amado lo suficiente»?

Puede que jamás digamos esas palabras en realidad, pero algunas veces nuestro lenguaje corporal y nuestros gestos lo dicen a gritos.

Nos ponemos malhumorados, aburridos, inquietos, impacientes, de lo más egoístas, molestos porque no hacen lo que nosotros queremos y aún más, preocupándonos por el amor que las personas nos deben. Pero cuando se trata de amar, hemos de pagar deudas, no cobrarlas.

Hay un antiguo himno que dice que Jesús «se quitó de todo menos de amor». Él cumplió con todas las obligaciones y redujo nuestro saldo de pecado a cero pagando toda la deuda de nuestro pecado con su muerte y resurrección.

Pero dejó su cuenta de amor abierta. Él sigue gastándola en nosotros, no porque nos lo deba, sino porque Él eligió hacerlo.

Las personas también necesitan de nuestro amor. Así que, al igual que Jesús, sigamos pagando nuestra deuda de amor.

ORACIÓN: Gracias DIOS por las muestras de tu amor. Gracias por el nuevo día que me das. Gracias por mis padres y hermanos. Gracias por las bendiciones que recibo diariamente. Gracias por todo. En el nombre de Cristo Jesus, amén.

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.