Una vida de paz

Una vida de paz

Filipenses 4:6-7 “Por nada estéis angustiados, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”

Tu casa te ofrece protección. Así que, cuando surja una tormenta, buscarás refugio en la seguridad de esas cuatro paredes. El mismo principio se aplica a las tormentas de la vida; si hemos construido una casa sólida sobre el cimiento de la fe, tenemos entonces refugio hacia donde correr cuando se formen nubes oscuras, y la ansiedad amenace con abrumarnos.

Supongamos que tengo un problema que me inquieta. Tengo un nudo en el estómago. Mis amigos y mi familia tratan de ser comprensivos, pero se están cansando que continuamente descargue mi problema sobre ellos. Estoy tan centrado en el asunto que me hace sentir que llevo una gran carga sobre mis hombros. Dios nos ofrece una alternativa liberadora y nos dice: “Echa sobre [Mí] tu carga, y [Yo] te[sustentaré” (Salmo 55:22). El no va a desaparecer los males de nuestra vida, pero sí nos protege del peso de la preocupación al tomar la situación en sus manos.

Sin embargo, el llamado a una vida de paz y libertad será desatendido, a menos que la persona confíe en el Señor.

La confianza se construye por medio de una relación con El: orando en medio de las pruebas y los triunfos de cada día, buscando orientación bíblica para las decisiones, y comprobando que la Palabra de Dios es verdadera y práctica para esta vida.

Así es como se construye una casa de fe, ladrillo a ladrillo, sobre la sólida roca de Jesucristo.  El creyente que confía en Dios recibe la paz que promete Filipenses 4:7. Pero la paz inquebrantable no es instantánea; se cultiva mediante una relación constante con el Señor.

Un estilo de vida dependiente en el Señor, es la clave para enfrentar las tormentas con una calma sobrenatural.

ORACION: Padre Celestial, gracias por la perfecta paz que Tu nos ofreces, una paz que sobrepasa toda comprensión humana.  Reconozco delante de Ti mi dolor, mi enojo, mi tristeza y lo abrumad@ que me siento, y se que en este momento puedo tomar refugio en ti Señor, al ser Tu la Roca a la cual puedo correr y hallar perfecta paz.  Estoy muy agradecid@ a Ti por ser mi Dios y por permitirme tener una preciosa relación Contigo.  En el nombre de Jesús. Amen

Escrito por: RITCHIE PUGLIESE

Publicador
Publicadorhttps://www.elversiculodeldia.com/
Salvo por gracia ❤ Dios es bueno y para siempre es Su misericordia!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónLa Beneficencia
Siguiente PublicaciónLas manos de Dios

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.