Thu, 20 February 2020

Unos momentos de descanso

Señor… Tú eres grande, y hacedor de maravillas; solo tú eres Dios… Te alabaré, oh Señor Dios mío, con todo mi corazón.
Salmo 86:9-12

«¡Por fin unos momentos de descanso! Dios sabe cuánto esperé estos momentos… Sentía que el trabajo se iba haciendo cada vez más duro… ¡Pero al fin puedo descansar!

Señor, bendice estos momentos de descanso. ¡Mientras saboreo esta paz, mientras relajo mi cuerpo y mi corazón, quiero hablarte, Señor! En pleno trabajo, cuando me tomo el tiempo para orar, te pido y te ruego esto o aquello, en función de las necesidades del momento.

Pero ahora me gustaría hablarte de otra manera, sin pedirte nada en concreto, sino feliz ante ti. Sencillamente me gustaría decirte: ¡Poder, alabanza, honor y gloria eterna te doy a ti, mi Dios, único dador de todos los bienes!».

“Alabaré al Señor en mi vida; cantaré salmos a mi Dios mientras viva” (Salmo 146:2).

Señor Dios mío, mucho te has engrandecido; te has vestido de gloria y de magnificencia… ¡Cuán innumerables son tus obras, oh Señor! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios” (Salmo 104:1, 24).

En Marcos 6:31 el Señor Jesús dice a sus discípulos: “Venid vosotros aparte… y descansad un poco”. Nosotros, que invocamos tan fácilmente la necesidad de descansar, consideremos algunas de las condiciones en las cuales los discípulos gustaron ese reposo: 1. Siguió a una actividad para el Señor. 2. Solo se trató de un poco de descanso, pues la tierra no puede ofrecer nada duradero (véase Miqueas 2:10). 3. Fue tomado “aparte” del mundo, separado de las distracciones que este ofrece. 4. Lo disfrutaron junto al Señor.

Números 14:1-19 – 1 Juan 3 – Salmo 78:32-40 – Proverbios 18:14-15
© Editorial La Buena Semilla

Publicador
Publicadorhttps://www.elversiculodeldia.com/
Salvo por gracia ❤ Dios es bueno y para siempre es Su misericordia!

SIGUENOS 🙂

97,607FansLike
2,379FollowersFollow
10,123FollowersFollow
1,320SubscribersSubscribe