¿Víctima de la depresión? – Parte 1

 

depresion“Y se presentó un ángel del Señor y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, lo despertó, diciendo: «Levántate pronto». Y las cadenas se le cayeron de las manos. Le dijo el ángel: «Cíñete y átate las sandalias». Él lo hizo así. Y le dijo: «Envuélvete en tu manto y sígueme». Pedro salió tras el ángel, sin saber si lo que el ángel hacía era realidad; más bien pensaba que veía una visión.” Hechos 12:7-9

 

Cada mañana llegas a tu lugar de empleo o de estudio, saludas a tus compañeros, ríes un poco, hablas otro tanto; pero es probable que ninguno de los que te rodean conozcan tu verdadera vida. Esa vida que para ti ya no es vida. Nadie sabe la lucha que tienes cada mañana para reunir el valor de levantarte de la cama y seguir la rutina obligatoria. Nadie sospecha que debes vestirte cada día con el traje de la apariencia para que no se note tu desgaste y gran desilusión. Nadie imagina lo eternas y enloquecedoras que son las horas por las noches y los fines de semana, llenos de lágrimas y lamentos. En tu cabeza solo abunda una larga lista de preguntas para las que no tienes respuestas.

 

Nada te divierte, nada te motiva, nada llena ese vacío interior que parece ser un pozo sin fondo que se hace cada vez más profundo. Sin importar cuantas personas están a tu lado te siente en la más grande soledad. Has intentado salir de esa profunda tristeza pero no lo logras, quizá ya ni siquiera lo intentas por considerar que ya no vale la pena.

 

Si este es el escenario de tu vida quiere decir que estás sumergido en una grave depresión. Si usted está leyendo este mensaje es probable que esté interesado en salir de la depresión. Quizá ha intentado mucho, quizá sus amigos y familiares hacen todo lo posible por ayudarle, y quizá hasta ha estado en cuidados médicos; una cosa es segura. Su depresión solo podrá ser erradicada por Dios.

 

Estás situación de depresión es parecida a la de Pedro cuando estuvo preso. Encerrado en una cárcel excesivamente custodiado por cuatro grupos de guardianes que no le dejarían salir. Pedro estaba sin aparente salida y solo era cuestión de tiempo para que lo mataran. Pedro necesitaba una ayuda sobrenatural, solo un milagro lo sacaría a flote; él estaba en aquel lugar húmedo y oscuro; no obstante él puso su confianza en alguien que no le fallaría. Dios envió un ángel a su rescate; sin embargo según el verso de hoy, Pedro tuvo que hacer su parte: «Levántate pronto». Y las cadenas se le cayeron de las manos. Le dijo el ángel: «Cíñete y átate las sandalias». Él lo hizo así. Y le dijo: «Envuélvete en tu manto y sígueme».

 

Pedro tuvo que levantarse, ponerse sus sandalias, envolverse en su capa para salir de allí guiado por aquel ángel. Esto quiere decir que en nuestra situación depresiva no podemos solo quedarnos ahí tirados envueltos entre lamentos.

 

Ya no acaricies más la depresión…. levántate, arrodíllate, dilo en voz alta o en tus pensamientos; pero toma una acción, reta a Dios a ayudarte, dale la oportunidad de obrar en tu vida.

 

Comienza reconociendo delante de Dios tu estado y tu impotencia de salir de tal estado.

 

Así que no espere un día mas, ahí donde está, en este preciso momento clama a Dios por la liberación de su alma:

A ti clamo, Señor, y te digo: “Tú eres mi refugio; tú eres todo lo que tengo en esta vida.”  Presta atención a mis gritos, porque me encuentro sin fuerzas….. Sácame de mi prisión para que pueda yo alabarte.- Sal 142: 5-7

 

HOY ORAMOS POR TI: Amado Padre, tu eres poderoso en gran manera, no hay quien haga maravillas como tu. Tu creaste los cielos, la tierra y todo lo que hay en ella, porque para ti no hay nada imposible. Te rogamos por la persona que está leyendo este mensaje, si está sufriendo de depresión te  clamamos para que lo libertes, rompe las cadenas que le atan a la tristeza, abre las puerta que le tienen cautivo y sácalo de ese pozo de tristeza y desesperación para que pueda alabarte. Dale fortaleza para que pueda venir a tus pies reconociendo su estado actual y que tambien reconozca tu poderio y majestad sobre cualquier problema. Señor sabemos que cuando tu inicias una obra tu la culminas por encima de todo pronóstico. Confiamos en ti Señor, por Cristo Jesús. Amen.

-Por: Mildred Natera

 

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.